P1000281

El absolutismo como mito – La querella de las investiduras – La razón pública

Seminario del 4 de Marzo de 2013

P1000282Henshall: Sostiene que Inglaterra iba muy avanzada hacia el Estado. Eso es lo que da lugar a la expropiaciones de Enrique VIII. No hay estado absoluto, sino el aumento de la potencia del Papa. Durchardt y Ash, polémica en Alemania. Aparece la expresión de absolutismo 1820 para criticar al Antiguo Régimen. Estaba antes presente pero sólo como legibus solutus. El absolutismo es un mito.

La confianza la destruye también la Reforma. El pensamiento que busca demostrar a Dios es porque es temeroso. La desconfianza se contrarresta mediante el miedo. Antes no jugaba un papel político. Pero el Estado va a utilizarlo transformando el Derecho en legislación. En Derecho canónico no hay distinción entre legalidad y legitimidad. Pero precisamente como estaban unidas, por ahí se cuela la legislación.

Querella de las investiduras. Más que cristiandad, habría que hablar de imperio como defensa frente al Anticristo. Por eso el emperador se mete a nombrar cargos eclesiásticos. Entonces sobreviene la lucha 1075, Dictatus Papae. Es el inicio de la lucha de la Iglesia por la laicización. La revolución legal papal, H. Berman (Law and Revolution). La formación de la tradición jurídica occidental. Las cosas sagradas son asunto de la Iglesia. Otra cosa es con Bonifacio VIII que consideraba todo sacro. Sociología de la Religión de Luhmann: desde el punto de vista sociológico no es indiferente si una sociedad es o no religiosa. Comte: el poder espiritual.

Binder o Pinder: sostiene que en el fondo Nietzsche ve que sin Dios no se sostiene nada. Paul Valadier, S.J., Nietzsche y la crítica al cristianismo, Cristiandad, 1982. M. Frank, no habla de ocultación de Dios sino como que “se va de vacaciones”. Abschied von Gott de un alemán. Autonegación de Dios para que lo finito pueda ser. G. Scholem: las grandes corrientes de la mística judía. Zubiri: lo importante no es el ser sino la realidad. Hobbes atribuye la potentia ordinata al Estado. No se da cuenta que con esto está construyendo un mito. Dalmacio: es un pensador profundamente cristiano. Es un pensador que va contra la revolución y crea algo revolucionario. Croce: la única revolución es la cristiana porque se dirige al hombre interior. La francesa es una contrarevolución. P. Manent: todos los problemas políticos de Europa son respuesta a problemas planteados por la Iglesia.

El Estado es un trasunto de la polis. La lucha es por hacer del Estado P1000280una comunidad como la Iglesia. El Estado-nación parece que lo consigue. La razón de Estado es eminentemente económica. Mientras la Comunidad busca el Bien (común). Destrucción del pueblo.

Mantener el equilibrio es la tarea de la política antigua y medieval, incluso hasta Maquiavelo. Con Hobbes ya no. El objeto de la Economía no es la producción: es la matriz de la lógica, combinar los recursos para que sean más eficaces.

Razón pública es lo que guía el Estado y ratio Status sería la razón intelectual de esta razón pública. El Estado se arroga la razón pública, la del pueblo.

El contraste, R. Guardini: en la vida práctica el principio de no-identidad, de no-contradicción etc… no son tan decisivos como el contraste. La vida práctica está llena de contrastes. Sin la libertad religiosa no hay libertad política. Pero en un contexto polémico, este debate se utiliza contra la Iglesia, etc… Marx es anti-estatista. El Estado como mito es anti-cristiano. En 1er lugar es particularista. Incluso si hubiera un Estado P1000281mundial sería anti-universalista, contra la Iglesia. La misio del estado es acabar con el conflicto. El marxismo es el nuevo cristianismo de Saint Simon. J. Ellul en su libro sobre el marxismo.

Agamben: el poder y la gloria. Historia de lo de economía de salvación. ¿Cuál es el origen de esta expresión?

Bibliografía

N. Henshall, The Myth of Absolutism. Change and Continuity in Early modern European Monarchy. Essex, Longmans Group 1992.

Paul Joachimsen,  “Der Humanismus und die Entwicklung des deutschen Geistes”.  Deutsche Vierteljahrsschrift für Literaturwissenschaft und Geistesgeschichte. 8. 1930.

R. G. Asch/H. Durchhardt (eds.), El Absolutismo (1550-1700), ¿un mito? Barcelona, Idea Books 2000. [Der Absolutismus – ein Mythos? Köln, Böhlau Verlag 1996].

H. Berman, Law and Revolution, The formation of the Western legal tradition, Harvard College, 1983.

N. Luhmann, Sociología de la Religión, Barcelona, Herder, 2009.

A. Comte, Primeros ensayos, Madrid, FCE, 2001.

Paul Valadier, S.J., Nietzsche y la crítica al cristianismo, Madrid, Cristiandad, 1982.

G. Scholem, Las grandes tendencias de la mística judía, Madrid, Siruela, 1996.

Zubiri, Sobre la realidad, Madrid, Alianza, 2001.

Croce, Perché non possiamo non dirci cristiani, Vicenza, La Locusta, 2004. Disponible aquí.

R. Guardini, El contraste, Ensayo de una filosofía de lo viviente-concreto, Madrid, BAC, 1996.

Saint Simon, El nuevo cristianismo, Madrid, Biblos, 2004.

J. Ellul, La edad de la técnica, Madrid, Octaedro, 2003.

G. Agamben, El reino y la gloria. Por una genealogía teológica de la economía y del gobierno, Valencia, Pre-Textos, 2009.

9788474909616

El mito del hombre nuevo. Dalmacio Negro

9788474909616Título: El mito del hombre nuevo

Autor: Dalmacio Negro Pavón

Editorial: Ediciones Encuentro

Año: 2009

Madrid, 437 págs, 28 Euros.

Compra aquí

por Armando Zerolo Durán. Prof. Ciencia Política Universidad CEU-San Pablo.

Dalmacio Negro, en El mito del hombre nuevo, aporta un concepto fundamental para entender la deriva totalitaria de las políticas occidentales: a saber, el de «religión secular». La política contemporánea, lejos de carecer de fe, tiene demasiada, ¿pero en qué cree? Según el profesor Negro, hoy se cree con fe religiosa en un objeto que no es digno del fervor humano, el Estado, a quien se confía una misión salvífica secularizada.

El resultado de la nueva religión secular, desprendida de toda trascendentalidad, es un fin inmanente que consiste en transformar al hombre, desde su cuerpo hasta su alma, para convertirlo en un ser con una naturaleza nueva. Por tanto, el largo camino recorrido por Dalmacio Negro para describir el nuevo fenómeno político, en realidad describe una revolución antropológica puesta en manos de la política.

Entran en juego muchos elementos bien conjugados por el profesor Negro para explicar el complejo fenómeno contemporáneo de la aparición de un hombre nuevo. En primer lugar, un concepto con un calado tan profundo debe incardinarse en un sustrato religioso que le de el vigor necesario, y lo encuentra en la herejía protestante y el calvinismo. Otro elemento no menos importante y vinculado al primero es el de una nueva concepción de la naturaleza, que se empieza a entender como mero objeto manipulable por una razón técnica. Es el nacimiento del artificialismo, que supone que la naturaleza no participa de la razón y que, por tanto, no tiene principios propios que orienten la conducta. Todo es transformable si se tiene la fuerza necesaria para hacerlo, el único límite a la voluntad aplicada es el poder de que se disponga. En el S.XVI esto supuso una revolución intelectual, pero con el paso del tiempo y la evolución tecnológica, el problema empezó a tener efectos en el mundo físico y antropológico. La conquista del universo fue un movimiento bidireccional, de explosión hacia nuevos mundos, y de implosión, hacia la posesión de las almas.

El Siglo XVIII vio nacer una nueva filosofía y, con ella, nuevos profetas de la política. Quizás el más significativo fuese Rousseau, quien dio forma a un nuevo Estado Moral encargado de redimir al hombre del pecado original. Con el contractualismo rousseauniano, el mito del hombre nuevo tomó la forma con la que se le conocería a partir de entonces. El estado de naturaleza, momento histórico mítico, imaginario, sirvió de guía y motor para la revolución permanente de la realidad. Ofreció los presupuestos ideológicos para que la rebeldía moderna contra lo natural tomase cuerpo en forma de Estado Nacional. Con la hipóstasis de la Nación, convertida en un cuerpo con un querer y un entender propios, los individuos encontraban el lugar al que entregar en holocausto su voluntad. La voluntad de cada uno, los deseos del corazón humano, debían convertirse en la voluntad de la Nación. La libertad personal, como bien vio Rousseau, no podía desconocer el destino del Mundo, pero el ginebrino, al desacralizar el mundo, también mutiló la libertad. El horizonte de la libertad ya no era el misterio, que con la encarnación, se ofrecía al hombre, sino que era la Nación. De aquí que Rousseau llegase a lo que posteriormente se ha conocido como «la paradoja de la libertad» que, según él mismo, consiste en lo siguiente: «a fin de que el pacto social no sea una fórmula vana, encierra tácitamente el compromiso, que por sí solo puede dar fuerza a los otros, de que cualquiera que rehúse obedecer a la voluntad general será obligado a ello por todo el cuerpo; lo cual no significa otra cosa sino que se le obligará a ser libre, pues tal es la condición que, otorgando cada ciudadano a la patria, le garantiza contra toda dependencia personal, condición que constituye el artificio y el juego del mecanismo político y que es la única que legitima las obligaciones civiles, las cuales serían sin ella absurdas y tiránicas y quedarían expuestas a los mayores absurdos».

La politización de la moral llevada a cabo durante los siglos XVIII y XIX va absorbiendo los ámbitos jurídico, político y económico, tras haberlo hecho previamente con el religioso y metafísico. Todos estos ámbitos de la existencia humana, sin los cuales la acción humana no puede realizarse, son monopolizados por el Estado y, con ellos, la moral entendida en un amplio sentido. De ahí a neutralizar la conciencia no hay apenas distancia, pues una conciencia concebida al margen del Mundo es una entelequia. Es el momento, según Negro, del Estado Minotauro, un Estado que controla los cuerpos y las almas, una realidad política que aspira a fabricar un hombre nuevo, una nueva naturaleza y un nuevo Dios.

Las características de este hombre nuevo, tal y como se articulan en el mito, suponen una confianza absoluta en el futuro, y un pesimismo sobre el presente, lo que genera al tiempo un resentimiento sobre la realidad, y un ansia revolucionaria desmesurada. Un hombre que se libera del presente, de su presente histórico y temporal, que sale de su cuerpo y se emancipa de su sexo, de sus padres, de su patria y de su Dios, «un hombre –escribe Negro- desarraigado, ajeno a la tierra, para el que la muerte carece de sentido y cuyo sentimiento de felicidad consiste en la indiferencia». El hombre nuevo es producto de la transformación de la sociedad y de la cultura que, sin compromiso con el pasado, se lanza confiado en brazos de la nueva sociedad perfecta.

La nueva criatura de la revolución antropológica es solitaria, desarraigada, sin pasado y sin presente, perteneciente a un colectivo homogéneo que llama «humanidad», pero que no tiene personalidad porque le han extirpado la conciencia. Irreligioso, neutral, antipolítico, unidimensional, utilitario, puramente exterior, en el que el cuerpo es lo único, «en suma, un hombre en el que habrá desaparecido la naturaleza humana según ha sido hasta ahora. Un nuevo Adán».

La originalidad del pensamiento de Dalmacio Negro que, en este libro, explica el motor espiritual de la ideología política contemporánea no se detiene aquí, y en Historia de las formas del Estado, publicado por El Buey Mudo en 2010, una secuela de El mito del hombre nuevo, desarrolla las causas y efectos políticos de la religión secular.

América hispánica: La larga marcha hacia la unidad (1810 al presente)

buelaEntrevista de Arnaud Imatz a Alberto Buela (*) en Nouvelle Revue d’Histoire

[Una versión abreviada, por razones de espacio, ha sido publicada en la revista parisina Nouvelle Revue d’Histoire, nº 65, marzo-abril 2013. Sobre esta entrevista su director Dominique Venner ha dicho en la presentación: “Notre dossier se clôt par un entretien qui fera date avec l’universitaire argentin Alberto Buela réalisé par Arnaud Imatz. Il dévoile de façon très neuve les rapports conflictuels entre l’Amérique ibérique et l’impériale puissance du Nord”.]

Nacido en 1946 en Buenos Aires, Alberto Buela es un filósofo argentino especializado en antropología y geopolítica. Bajo la dictadura militar, en 1981, la Central sindical CGT (entonces clandestina) le encargó una misión de representación ante la OIT (Ginebra). A continuación vivió y estudió en París donde sostuvo una tesis doctoral en la Universidad de la Sorbona sobre “Le fondement métaphysique de l’éthique chez Aristote”. De vuelta a Argentina, se dedicó a la enseñanza de la filosofía en varias Universidades, especialmente en la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires. Desde 1990, sus trabajos se centran en el “pensamiento americano”. Ha publicado entre otras obras, El sentido de América (1990), Pensadores Nacionales Iberoamericanos (1992), Ensayos iberoamericanos (1994), Hispanoamérica contra Occidente (1996), Metapolítica y filosofía (2002), Teoría del disenso (2004) y, más recientemente, Disyuntivas de nuestro tiempo (2012). Fundador y director de la revista Disenso, es autor de una veintena de libros y de más de quinientos artículos.

 

1.-Arnaud Imatz : Hispanoamérica ha sido siempre objeto de ambiciones por parte de las grandes potencias. Uno de los primeros ejemplos de injerencia de vasta envergadura es el sitio de Cartagena de Indias en 1741, donde el almirante vasco Blas de Lezo rechaza los sucesivos asaltos durante tres meses de una armada anglo-norteamericana de 180 navíos y 24.000 hombres, comandado por el almirante Vermon ayudado por el medio hermano del futuro presidente de los Estados Unidos, Lawrence Washington. Entre 1806 y 1807 los habitantes de Buenos Aires sufren dos invasiones inglesas que son rechazadas. En 1833 los británicos ocupan por la fuerza las islas Malvinas. Así mismo los años 1820-1830 están marcados por el comienzo del expansionismo norteamericano. México por citar solo un caso, se ve obligado a ceder el 50% de su territorio entre 1836 y 1848…

Luego de dos siglos de intervenciones anglosajonas, un buen número de historiadores hispanoamericanos comienzan a interrogarse sobre los orígenes de las naciones iberoamericanas y a cuestionar los análisis convencionales de las largas y sangrantes guerras de la independencia (1810-1825), engendradas por la ocupación francesa de España y por las olas revolucionarias europeas. ¿Comparte Ud. la interpretación clásica según la cual se trata antes que nada de « guerras de liberación nacional »?¿O a la inversa, ve Ud. en ellas resistencias criollas y populares (a menudo, con el apoyo de la mayoría negra e india) contra la secesión hispanoamericana? ¿O en otros términos, guerras civiles intra-americanas financiadas por los ingleses que buscaban la destrucción del Imperio español en beneficio del Imperio británico y del mundo anglosajón?

1. Alberto Buela: La guerra de la Independencia americana respecto de España fue una « guerra civil » alentada por los ingleses para quebrar el imperio español en América y así sacar provecho comercial de todo ello. Y así ocurrió y así sigue ocurriendo ¿o acaso los ingleses no siguen instalados cómodamente en territorios propios como Malvinas, Belice y Guyana, así como en todos nuestros gobiernos trabajando de asesores o formando grupos de presión? Afirmamos que fue una guerra civil porque en ambos lados hubo españoles, criollos, negros e indios. Es más la población indígena estuvo mayoritariamente del lado español. Pensar la guerra de la Independencia americana como una guerra de liberación es una de las tantas falacias a las que nos han sometido « los productores de sentido » de las cosas que ocurren en este mundo.

 

2.- AI : Antes de seguir con esta entrevista me parece importante aportar algunas precisiones semánticas. Para designar América central y del sur y a sus habitantes, los autores europeos tienen por costumbre utilizar los términos de América Latina y latinoamericanos, dejando reservado el término Americano para los estadounidenses. Ud. rechaza absolutamente estos conceptos y prefiere usar los de América hispana y hablar de hispanoamericanos, o bien de América ibérica y de iberoamericanos. ¿Porqué?

 

2.- AB: Primero, y antes que nada, porque propiamente hablando, latinos son solo los habitantes del Lacio en Italia. Segundo, porque el concepto de latinidad es una creación ideológica de Michel Chevallier, el economista, consejero de Napoleón III, para intervenir con legitimidad en la América española. Y tercero, porque lo latino no nos define a nosotros, que no somos « ni tan españoles ni tan indios » sino hispano-criollos. Producto de una cultura de síntesis o simbiosis entre dos cosmovisiones que se han imbricado produciendo al hombre americano actual. Nosotros, los criollos, como muy bien afirma el historiador chileno Pedro Godoy somos el hombre genuinamente originario de América.

Nuestra deuda con Europa es grandísima (lengua, religión, instituciones) pero nuestra matriz, nuestro genius loci (clima, suelo y paisaje) es América. Y esto no lo debemos olvidar. Nosotros pensamos y vivimos desde América.

3.-AI: En un artículo famoso sobre « Las intervenciones anglosajonas en Iberoamérica », Ud. afirma que desde comienzos del siglo XIX el número de intervenciones se eleva a 700 mayores y casi 4000 menores. La doctrina Monroe (1823), la ideología del Destino Manifiesto (1845), la política del Garrote de Theodoro Roosevelt (1901), la política de la Buena Vecindad de Franklin Roosevelt (1932), la teoría de la seguridad nacional de Truman (1947), el proyecto de zona libre para el comercio (Alca) de Bush y, en general, todas las aplicaciones históricas de los diferentes principios enunciados por la diplomacia estadounidense, se resumirían en última instancia, según Ud. en la modificación de lema de Monroe « América para los americanos … del norte ». ¿América hispánica habrá sido ella alguna vez verdaderamente independiente?

3.- AB: Hispanoamérica no ha sido en estos doscientos años de existencia republicana plenamente independiente sino sólo esporádicamente a través de algunos gobernantes con criterio independiente que ha tenido. Así en el siglo XIX se  destacan García Moreno (Ecuador), Rosas (Argentina) Balmaceda (Chile) Porfirio Díaz (México), Morazán (Centroamérica). Y en el siglo XX : Vargas (Brasil), Natalicio González (Paraguay), Herrera (Uruguay), Arévalo (Guatemala), Perón (Argentina), Ibáñez del Campo (Chile), Paz Estensoro (Bolivia), Alfaro (Ecuador), Madero (México), Sandino (Nicaragua) y algunos otros.

El asunto es que las fuentes de poder real no se encontraron ni se encuentran en el seno de nuestros países sino que, casi siempre, han sido externas. Nuestros gobiernos en su inmensa mayoría han sido « gobiernos vicarios ». Como el Papa respecto de Cristo, han gobernado en nombre y por mandato de otros.

4.- AI : Los iberoamericanos denuncian de buen grado a las ONGs norteamericanas y a las iglesias evangélicas como « el caballo de Troya del imperialismo yanqui »¿Qué piensa Ud sobre eso ?

4.- AB: Esta intromisión de los Estados Unidos en Iberoamérica a través de las sectas evangélicas ha sido denunciada por infinidad de políticos, intelectuales y agentes sociales desde Chomsky hasta el asesinado obispo Romero. Hoy en Brasil el caso es escandaloso pues se han transformado, ante la inconsistencia de la conciencia religiosa brasilera, en una fuente de poder que determina los gobernantes a elegir. Funcionan como un grupo de presión extraordinario.

Pero, seamos claros, estos son uno de los tantos mecanismo de dominación creados por el gobierno norteamericano pero, gran parte de la responsabilidad, la tienen nuestros gobiernos autóctonos y la Iglesia católica que ha entrado en una crisis terminal desde el Vaticano II y ha dejado, de facto, de evangelizar. Hoy la Iglesia iberoamericana se ha burocratizado de forma tal que se alejó de la comunidad, su lugar natural, para transformase es un aparato más del estado liberal-burgués, que es la forma institucional que nos gobierna.

5.- AI: Ud. rechaza el concepto de multiculturalismo, ideología nacida en Norteamérica, y defiende, a la inversa, la interculturalidad. ¿Qué entiende Ud. por eso?

5.- AB: La teoría del multiculturalismo como Ud. observa es una creación del think tank estadounidense en donde bajo la mascarada de respetar a las minorías lo que se hace es «otorgar derecho a las minorías por el solo hecho de ser minorías y no por el valor intrínseco que ellas representen».

Es una falsa teoría pues por un lado dice respetar la identidad del otro pero lo encierra en su particularismo y por otro es un engaño que despolitiza el debate político (niega pensar en términos de Estado-nación) y se limita a las cuestiones sociales, raciales, económicas y de género.

Nosotros proponemos la teoría del interculturalismo que nos enseña que en los hispano-criollos habitan varias culturas que conforman un sujeto simbiótico, esta cultura de síntesis de la que hablamos, que somos nosotros mismos.

6.- AI : Ud. es un especialista del nacionalismo continental iberoamericano. ¿Cuáles son los rasgos que lo definen: la lengua, la continuidad territorial, la religión, el adversario común ? ¿Existe un heartland suramericano sin el cual « el gran espacio autocentrado » no podría ser pensado ni construido ?

6.- AB: La ecúmene iberoamericana está constituida por todos estos rasgos que Ud. menciona: existe una lengua común que es el castellano hablado por la friolera de 460 millones de habitantes. A los que hay que sumar los 200 millones de luso parlantes para los cuales el castellano es una lengua fácil y cómodamente entendible. Este es un dato geopolítico insoslayable en cuanto a la conformación del un gran espacio iberoamericano. El otro es el tema de la continuidad territorial por la cual la comunicación vital (los grandes traslados se hacen por tierra) está asegurada. Así los millones de bolivianos, peruanos, chilenos y paraguayos que hay en Argentina no llegaron por barco o por avión (que bien pueden hacerlo) sino por tierra. Lo mismo que los miles de argentinos que viven hoy en Ecuador. Y esto mismo se da en Centroamérica. Mientras que en América del Norte esta continuidad territorial intenta ser impedida por los Estados Unidos con murallas kilométricas y alambrados electrificados.

El rasgo común de la religión en Hispanoamérica es la del catolicismo asumido en forma heterodoxa, esto es, en su culto se mezclan hábitos y costumbres ancestrales como el culto a la Pachamama y cosas por el estilo sin que ello obstaculice el mensaje de Cristo.

Es cierto, como advertimos antes, que la religión cristiana bajo su forma evangélica está siendo usada políticamente como elemento de dominación y extrañamiento de nosotros mismos, pero el ensamble profundo, producto de cinco siglos de inculturación del catolicismo en América, ha dejado de ser un dato simplemente religioso para transformarse en un nota distintiva antropocultural del hombre americano.

Y finalmente, el enemigo común encarnado en « el inglés », bajo sus distintas acepciones,  es el elemento que le pone cohesión a esta ecúmene.

Nosotros hemos sostenido por boca de la CGT de Argentina en el II Foro Social Mundial de Porto Alegre (Brasil) la « teoría del rombo » como propuesta geoestratégica para la creación de un gran espacio suramericano.

Esta teoría sostiene que el heartland se puede constituir con la unión de los vértices Buenos Aires, Lima, Caracas, Brasilia, lo que forma la figura de un rombo. Este heartland tiene 50.000 kilómetros de vías navegables de gran calado, tiene reservas minerales inconmensurables así como tierra arable y cultivable. En una palabra, posee todos los elementos necesarios para constituirse en un « gran espacio autocentrado » dentro de esta diversidad que es el mundo.

7.- AI: El Mercado común del sur (Mercosur), comunidad económica que desde 1991 agrupa a cinco países suramericanos (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, y en estos días se sumó Venezuela) ¿puede ser considerado como el embrión de una Gran espacio geopolítico, económica, cultural y políticamente soberano?

7. – AB: Hasta ahora, y luego de veinte años de existencia, el Mercosur no ha sido otra cosa que un mercado entre las burguesías comerciales de Buenos Aires y Sao Paulo, el resto es cartón pintado. Paraguay vive medrando entre las tensiones que se generan entre Brasil y Argentina y Uruguay vive colgado del presupuesto y los dineros de los porteños (habitantes de Buenos Aires que allí veranean y giran sus ahorros). En cuanto a Venezuela que recién se incorporó este año, no podemos abrir juicio.

De todas maneras a este embrión de gran espacio le falta mucho para constituirse. Y si bien se han venido creando a su lado diversas instituciones como « la comunidad suramericana de naciones », « el banco del sur », « la Unasur », el tema profundo es que: carecemos de una decisión profunda y autónoma de auto constituirnos en gran espacio. Y esto lo sostengo apoyado en dos razones: a) Brasil, o mejor Itamaraty, su cancillería, no ha permitido nunca la intromisión en el Amazonas, corazón del gran espacio, desde las repúblicas hispánicas. Y así no le permite el acceso por agua a Argentina, Uruguay y Paraguay por la vía Paraná-Paraguay. Y no le permite a Venezuela la construcción de un oleoducto transamazónico que alimente a los países del Cono sur de América. b) porque no existe un « arcano », un secreto profundo solo compartido por sus miembros, que es la conditio sine qua non de la existencia de todo gran espacio. Pero esto último ya es metapolítica.

8.-AI: La restauración de la unidad hispanoamericana bajo diferentes modelos es el sueño de muchos intelectuales y de algunos hombres políticos. ¿Nos puede Ud. presentar brevemente a los principales pensadores del gran espacio iberoamericano como fueron el venezolano Simón Bolívar (1783-1830), el argentino Manuel Baldomero Ugarte (1875-1951) y el mejicano José Vasconcelos (1882-1959)?

8.-AB: Los principales pensadores de la unidad hispanoamericana se han fundado en la identidad de nuestros pueblos, en su pasado cultural común y en sus luchas nacionales ante un enemigo común: el imperialismo anglo-norteamericano. Los ha habido de carácter socialista como el mencionado Ugarte, de carácter nacionalista como Vasconcelos o el nicaragüense Ycaza Tigerino, demócratas cristianos como José Figueres el costaricense, marxistas como el peruano Mariátegui, pero cada uno de ellos entendió la unidad a partir de sus presupuestos ideológicos.

9.-AI: Los movimientos nacionales de carácter continental de América ibérica tienen por característica el anti imperialismo  y el anti comunismo y a menudo sostienen para sí una tercera posición apoyados en un populismo democrático cuyo principal objetivo es la restauración de la convivencia o de la sociabilidad compartida. Sus líderes históricos son particularmente el nicaragüense Augusto César Sandino, el peruano Víctor Haya de la Torre, el brasileño Getulio Vargas, el chileno Carlos Ibañez del Campo y el argentino Juan Perón. ¿Estos personajes históricos tienen todavía algún eco en la opinión pública iberoamericana?

9.- AB: Sandino solo tiene una vigencia cultural en Nicaragua pues el gobierno de Ortega, que se dice su sucesor, no conserva ningún rasgo de aquél. Haya en Perú e Ibañez en Chile han prácticamente desaparecido de la escena política. El caso de Vargas en Brasil es distinto porque tanto el PT (partido de los trabajadores) que está en el poder desde los tiempos de Lula y la CUT (Central única de trabajadores) se reclaman sus sucesores.

El caso Perón es algo digno de observar, pues a diferencia de los otros mencionados, tiene vigencia plena en Argentina, no porque haya sido bueno o malo, sino porque dejó una institución consolidada en la sociedad civil: el sindicato. Y mientras haya sindicatos en la Argentina habrá peronismo. Otra cosa distinta es saber qué es el peronismo. Acá cabe recordar al gran sociólogo italiano Gino Germani, que luego de vivir 15 años en Argentina se fue a Estados Unidos diciendo : « Me voy porque como sociólogo fracasé, pues no pude entender qué es el peronismo ».

10.-AI: Regresemos a su país. Hay una famosa anécdota que se le atribuye a Perón: “En Argentina hay un 30% de socialistas, 30% de conservadores, 30% de liberales y un 10% de comunistas. Pero entonces ¿dónde están los peronistas?  Ah no, peronistas son todos”. ¿Qué queda hoy del peronismo? ¿Tiene todavía un contenido ideológico? ¿O es solamente una cáscara vacía, un aparato político que permite ocupar puestos?  

10.-AB: Esta pregunta está íntimamente vinculada con la anterior y por ende su respuesta. Como nosotros tenemos un largo ensayo titulado Notas sobre el peronismo también editado como Teoría del peronismo vamos a resumir en cuatro renglones nuestra tesis. El peronismo es un nacionalismo de Patria Grande, de carácter popular donde la mayoría tiene razón. Su contenido ideológico se resume en el postulado: justicia social, independencia económica y soberanía política. Privilegia las organizaciones comunitarias (OLP=organizaciones libres del pueblo) por sobre las instituciones del Estado. Y así afirma: Constituimos un gobierno centralizado, un Estado descentralizado y un pueblo libremente organizado.

En cuanto al partido peronista o justicialista, es como Ud. dice, una cáscara vacía y un instrumento político que permite a los dirigentes ocupar los  lucrativos puestos del Estado y así enriquecerse y por una o dos generaciones vivir sin trabajar.

11.-AI: En 2001/2002 la Argentina conoció la peor crisis de su historia económica. Después del fin de la paridad peso=dólar, la declaración de cesación de pagos a los organismos internacionales  y el abandono de la medidas neoliberales, el país ha conocido una renovación de políticas de signo nacional, el intervencionismo del Estado, el crecimiento … pero también la inflación. Desde el 2008, el país ha retornado a la hiperinflación. Parece que ha retornado al punto de partida. ¿Cuál es el balance que hace Ud. de los gobiernos de Néstor Kirchner y de su señora Cristina Fernández de Kirchner? 

11.-AB: Argentina salió de la tremenda crisis 2001-2002 gracias a la gestión de su ministro de economía, Roberto Lavagna, que adoptó y permitió adoptar a la provincias (no olvidemos que nosotros somos un Estado Federal) medidas económicas reñidas con las medidas propuestas por el Fondo Monetario Internacional y los organismo internacionales de crédito. La que recuerdo como más impactante en la vida cotidiana fue la creación de pseudo monedas con las que se podía comprar pero no ahorrar, pues perdía su valor día a día. Esto produjo la reactivación explosiva de la detenida, entonces, economía argentina. El consumo y la demanda se multiplicó exponencialmente lo que en un país con una capacidad económica instalada de 400 mil millones de dólares (hablamos del 2001-2002) multiplicó la riqueza de la nación un ciento por ciento.

El primer gobierno del matrimonio Kirchner aprovechó esta reactivación y el « viento de cola » de la economía mundial que privilegió los commodities (carnes, granos y petróleo) y tuvo un gobierno relativamente exitoso. Este crecimiento se quiebra a partir del 2007 y se hace ostensible durante todo el largo gobierno (2007-2012) que lleva la señora de Kirchner. Hoy la economía argentina está parada, su crecimiento es próximo a cero y tenemos la mayor inflación de Iberoamérica con el 25% anual. Como política de gobierno se ha privilegiado la entrega de subsidios al no-trabajo y no la creación de puestos de trabajo. La inseguridad ciudadana y la inflación, como impuestos a los pobres, se han enseñoreado en la sociedad.

12.-AI: Hoy día ¿cuál es el respectivo peso de las diferentes ideologías como son el socialismo marxista, la socialdemocracia, el nacionalismo y el populismo en la América ibérica? ¿Cuál es la influencia de la teología de la liberación tan extendida en los años 1970-1980?

El conjunto de países iberoamericanos forma una masa de veinte Estados-nación donde existen hoy día dos formas de gobierno que se destacan: la socialdemocracia al estilo de los gobiernos de Zapatero ayer en España y Hollande hoy en Francia. Roussef (Brasil), Kirchner (Argentina), Correa (Ecuador), Mujica (Uruguay), Chávez (Venezuela), Morales (Bolivia). Muchos se extrañarán de ver a estos dos últimos en la lista, porque más allá de las rimbombantes declaraciones de ambos presidentes, sus gobiernos de  hecho son típicamente social demócratas. Y en sus medidas y acciones no son marxistas. La otra es la liberal al estilo de los gobiernos de Rajoy, hoy en España y Sarkozy ayer en Francia. Entre otros: Piñera (Chile), Santos (Colombia), Franco (Paraguay), Peña (México), Humala (Perú). En cuanto a los gobiernos centroamericanos se dividen en partes iguales estas dos formas de gobierno.

Si los quisiéramos clasificar con categorías como populismo, nacionalismo, izquierda, derecha, acá la clasificación varía pues casi todos ellos se declaran expresamente populistas, nacionalistas y de izquierda. Pero acá surge nuevamente la cuestión por el significado de estos tres conceptos.

Lo que es interesante notar es que todos los gobiernos de carácter socialdemócrata se caracterizan por una desintonía entre lo que dicen, su discurso político, y lo que hacen. Así en Argentina se habla de luchar contra los grupos concentrados de la economía y se asocia la principal empresa estatal, YPF (Yacimientos petrolíferos fiscales) a la norteamericana Chevron. Y en Uruguay, Mujica el presidente, nos habla de liberación y pretende crear una empresa nacional para plantar y comercializar marihuana.

Mientras que los gobiernos de carácter liberal se caracterizan por una mayor eficacia en la gestión administrativa de la cosa pública, aun cuando su discurso político sea de una pobreza ideológica lamentable.

En cuanto a la teología de la liberación carece de vigencia en Nuestra América. No olvidemos que ella fue más un programa a realizar que una construcción concreta. Y hoy los pocos teólogos de este tipo que quedan son funcionarios de los gobiernos socialdemócratas como sucede con Frei Betto en Brasil y tantos otros.

13.-AI : ¿Y el socialismo cubano tan a la moda en los años 1960/70 ?

13.-AB : Sobre Cuba tengo una anécdota interesante. Yo había sido invitado por Chávez, con tres miembros del consejo directivo de la CGT argentina. Chávez deseaba entonces fundar una « CGT bolivariana » para hacer frente a la poderosa CTV (Confederación de trabajadores venezolanos) que estaba en su contra. En Caracas, en el hotel Hilton nos encontramos en medio de 2500 delegados hispanoamericanos casi todos con remera roja. Había miembros del Frente Farabundo Martí de liberación nacional del Salvador, sindicalistas brasileños y de la CUT colombiana, que son todos comunistas y sobre todo representantes de la CGT de Cuba. En nombre de la CGT de argentina hice una breve exposición diciendo: Sin querer cuestionar a Castro ni discutir con el petiso Correa (el secretario de la CGT de Cuba que estaba a mi lado en el estrado) afirmamos que en cuarenta años el movimiento obrero institución de Cuba nunca ha negociado una convención colectiva de trabajo y que por consecuencia no tiene ninguna legitimidad para representar a los trabajadores. Si Chávez adopta el modelo sindical cubano el efecto será como el abrazo del oso. Y continué enseguida: Geopolíticamente Cuba no significa nada para hispanoamérica ni para yanquilandia, mientras que Venezuela tiene mucha importancia en razón de su petróleo.

Con esto quiero decir que la línea política de Cuba no afecta en nada la política y la geopolítica de Iberoamérica. Pero esto mismo Castro no lo ignora. Así, cuando estuvo en Argentina en el 2007, después de haber tomado conocimiento de la teoría del rombo presentada por la CGT, declara sin tapujos (y la prensa de la época lo testimonia) que estaba totalmente de acuerdo con ella, que no había nada más antiimperialista, pero que era necesario excluir a Cuba para no complicar de antemano la realización del proyecto.

14.-AI: Hay hoy alrededor de 550 millones de hispanoparlantes en el mundo de los cuales 50 millones viven en los Estados Unidos. En este país la población hispanófona rebasará el 25% en 2050. Poco tiempo antes de su muerte, en un artículo resonante: El reto hispánico (Foreign Policy, 1/3/04), Samuel Huntington se inquieta por esta situación. Para él la inmigración hispánica, en particular la mejicana, es demasiado masiva. Y particularmente concentrada en ciertos Estados, ella no tendría nada que ver con la inmigración tradicional, cuyos orígenes son variados y sus  destinos son mucho más dispersos. La división cultural vendría a reemplazar la división racial entre blancos y negros. La reconquista del sur de los EEUU por los inmigrantes mejicanos estaría en marcha. ¿La posibilidad que estos Estados del sur se junten con aquellos del norte de México para constituir una nueva republica del norte (MexAmèrica) podría ser verosímil? ¿Las inquietudes de Huntington le parecen a Ud. fundadas?

14.- AB: El trabajo de Huntington, que hemos estudiado detenidamente, es un agudo llamado de atención acerca de lo que puede ocurrir en USA con la masiva inmigración hispana. Pero hay algo que se escapa a su análisis por ser este exclusivamente politológico, que es el aspecto económico. No tiene en cuenta la fuerza del mercado norteamericano, ciertamente el más poderoso del mundo, que cada vez demanda más trabajadores bilingües.

En los años 40 y 50 los hispanos que viajaban a USA intentaban que sus hijos hablaran solo inglés por una especie de capitis diminutio, para incorporarlos rápidamente a la sociedad norteamericana, mientras que hoy se ha reinvertido la situación y los inmigrantes insisten en hablar las dos lenguas por un problema de mejor ubicación laboral. Esto afecta principalmente a la población negra que es monolingüe y pierde puestos de trabajo.

Nosotros no creemos que exista un riesgo de ocupación hispana de los Estados Unidos porque, además, no existe un plan para ello. Si, lo que existe, es el hecho cierto de la tendencia a una sociedad bilingüe en USA, que le va  permitir a los yanquis, a contrario sensu, una mejor instalación mundial.

Ellos están haciendo, a lo mejor sin proponérselo, lo que no están haciendo los franceses, aprovechar el desarrollo exponencial del castellano a nivel mundial, para un mejor posicionamiento internacional.

Cabe destacar además que todo el progreso tecnológico (Internet, comunicación 2.0, tablets, etc.) colabora muchísimo en mantener un contacto fluido de los inmigrantes con sus raíces. El desarraigo no se vive hoy como se vivía hace cincuenta años atrás y el mantenimiento de los usos y costumbres es más profundo. Pruebas al canto, la mayor fiesta del día de la raza, de la hispanidad que es el 12 de octubre se realiza en Nueva York y Miami y no en Madrid.

15.-AI: Ud. declaró recientemente a un diario madrileño: « Si el actual primer ministro español se equivoca en su política de ordenamiento económico, él arrastrará con España a una veintena de naciones americanas » ¿Por qué? ¿Cuál podría ser, según su opinión, una buena política exterior de España y más general, de la Unión Europea con respecto a América central y del sur?

15.-AB: Los gobiernos españoles post franquistas equivocaron su opción estratégica y optaron por la Unión Europea en lugar de la opción americana.

Estos gobiernos tanto socialdemócratas como liberales han sido hijos del complejo español de que « Europa termina en los Pirineos ». Ninguno de ellos tomó el toro por las astas y se plantó diciendo: « España no tiene que demostrar lo que es de hecho, España tiene que realizar su vocación americana»Es en América donde España adquiere su sentido en la historia del mundo y no en Europa de la que es fundadora desde la Hispania romana, y no tiene que demostrar nada, como bien observa ese gran filósofo español que es don Gustavo Bueno.

El español, sobre todo el español ilustrado, es un hombre muy acomplejado respecto sobre todo de Francia y todo lo francés, y ese complejo esa minus valoración de sí mismo, es lo que ha llevado al grave error de preferir a Europa y posponer a Hispanoamérica, quien le abre una potencialidad ilimitada su magro mercado económico y cultural.

Todos los gobiernos post franquistas han renunciado expresamente a la capitalidad de una ecúmene a la que pertenecen y que les pertenece por derecho propio, en nombre de un europeísmo vacío que los terminó transformado en los mendigos de la UE.

En cuanto a la Unión europea, ella se limita desde nuestro punto de vista, en primer lugar al entendimiento entre Alemania y Francia. Pero como  Alemania ha tenido y tiene solo tres opciones geopolíticas: 1) su vinculación con Rusia. 2) su ligazón con los Estados Unidos o 3) su entendimiento con Francia (que es la actual). Por lo tanto, no tiene ninguna opción iberoamericana. Es una ecúmene que no le interesa prioritariamente a Alemania. De modo tal que la única vinculación seria y plausible de la UE respecto de Iberoamérica puede venir a través de Francia, que estafada y desengañada de invertir en África sin ningún resultado positivo, invite a invertir a sus socios europeos en América.

Alberto Buela buela.alberto@gmail.com

 

Sobre el entrevistador:

Nacido en 1948 en Bayona, Arnaud Imatz es un historiador francés, doctor de Estado en Ciencias políticas y diplomado en derecho y ciencias económicas. En 1975 sostiene con éxito una tesis sobre el pensamiento de José Antonio Primo de Rivera. Desde entonces se especializó en historia de la península ibérica desde los años treinta en adelante, continuando luego su campo de estudios sobre las ideas políticas en América hispánica y en Europa en los siglo XIX y XX.

En Francia publicó: José Antonio et la Phalange Espagnole ([1981], 2000), La guerre d’Espagne revisitée ([1989], 1993), Par-delà droite et gauche. Permanence et évolution des idéaux et des valeurs non conformistes ([1996], 2002) et Droite-Gauche : fin de l’équivoque (à paraître en 2013). Mientras que en España publicó:  José Antonio: entre odio y amor. Su historia como fue, con el prefacio del economista Juan Velarde Fuertes ([2006], 2007) y Los partidos contra las personas. Izquierda y derecha: dos etiquetas (2008).

[El Seminario agradece a D. Alberto Buela, D. Arnaud Imatz y a la Nouvelle Revue d’Histoire la posibilidad de publicar aquí esta entrevista, donde las afirmaciones sobre España y América cobran una especial relevancia al ser dichas por un pensador argentino entrevistado por otro francés. Estamos agradecidos a ambos]

BannerNRH

Minientrada

Artículo de la profesora Dña. Claudia Nasi sobre “El recurso de amparo electoral en España: el Tribunal constitucional entre la garantía de los derechos y la garantía del ejercicio no arbitrario de la función jurisdiccional” publicado en Federalismi.it, Revista de Derecho público nº 4, 2013. Se puede consultar aquí. El texto íntegro en pdf, se puede descargar aquí.

Artículo de la profesora Dña. Claudia Nasi sobre “El recurso de amparo electoral en España

El hombre y el Estado. Jacques Maritain

9788474900811.__mediano__Título: El hombre y el estado

Autor: Jacques Maritain

Editorial: Ediciones Encuentro

Año: 2002

Madrid, 220 págs, 15 Euros. Traducción de Juan Miguel Palacios

Compra aquí

por Armando Zerolo Durán. Prof. Ciencia Política Universidad CEU-San Pablo.

Apuntes para salir de la Edad Moderna

El hombre y el Estado vio la luz por primera vez en 1951 y desde entonces ha sido traducido a multitud de idiomas causando las más variadas reacciones.

En esta breve reseña de un libro sobradamente conocido queremos resaltar algunas de las opiniones que todavía hoy pueden arrojar algo de luz acerca de las líneas fundamentales que están guiando la salida de la Edad Moderna y configurando una nueva época. No pretendemos, por tanto, entrar a valorar la polémica acerca de su “democratismo”.

Es un hecho más o menos aceptado que ya no estamos en la modernidad ni somos modernos, que vivimos un fin de siècle, que algo se acaba para dar lugar a algo nuevo e incierto. La salida de la modernidad seguirá una vía moderna, trazada por los acontecimientos históricos de ese periodo y el carácter formado en ese tiempo. Ha sido la modernidad la que ha generado las condiciones de una nueva época. Igual que Alejandro fue discípulo de Aristóteles, que la ciudad medieval generó los caracteres del Estado Moderno, la novedad surgió de lo pasado en una tensión entre la continuidad y la discontinuidad. Toda época histórica tiene en sí el germen de algo nuevo y distinto a ella misma, y cuenta con el desgaste del tiempo que implica su propia caducidad.

Así parece entenderlo Maritain cuando habla del clima histórico de la modernidad, y para hacerlo se refiere necesariamente a la Edad Media, que al mismo tiempo se presenta como oposición a lo moderno y como su precursora. La Edad Media fue una “era sacral”, donde la “unidad de fe era una condición previamente requerida para la unidad política y el marco de referencia fundamental era la unidad de un cuerpo social de naturaleza político-religiosa”. Paradójicamente esta unidad entre lo político y lo religioso hizo que la Iglesia tuviese que ocuparse de cosas que no le eran propias. No se produjo una confusión, como se sostuvo por muchos pensadores ilustrados, pero sí que se dio una unidad radical entre las nociones de ciudadano y de cristiano, había que ser cristiano para ser ciudadano. El modelo, escribe Maritain, “tuvo éxito durante unos cuantos siglos, mas, a fin de cuentas, fracasó tras la Reforma y el Renacimiento, y un retorno al ideal sacral de la Edad Media es hoy en día inconcebible”.

La Edad Moderna “no es una edad sacral, sino una edad profana o secular. El orden de la civilización terrena y de la sociedad temporal ha alcanzado en ella una completa diferenciación y una plena autonomía”. El esfuerzo moderno, en este sentido expresado, no es necesariamente negativo, pues una correcta afirmación de la independencia de los distintos órdenes (religioso y temporal, Dios y el César) es precisa incluso para una correcta adhesión religiosa. El problema es que, como señala Maritain, “este proceso normal se ha visto acompañado, y echado a perder, por el más agresivo y estúpido esfuerzo para aislar y, en último término, expulsar a Dios y al Evangelio de la esfera de la vida social y política”.

El Estado Moderno, como forma política de una sociedad que se ha construido a sí misma a imagen del ideal tecnológico, ya no está al servicio del hombre, sino que pone todos los factores humanos al servicio de sus propios fines. El término de esta forma estatal, el Estado Totalitario, es una “última desintegración consecuencia de la lenta putrefacción de la conciencia humana en el interior del cuerpo social”.

Pero en todo caso, dando por supuestas las consecuencias brutales de este laicismo radical, resulta interesante ver los efectos no queridos de esta actitud, que aun siendo nihilista, ha provocado efectos imprevistos. El hecho es que el hombre moderno ha crecido en la conciencia de que, primero, “el poder político no es el brazo secular del poder espiritual”, segundo, “la igualdad de todos los miembros del cuerpo político”, tercero, “la importancia de las fuerzas internas que actúan en la persona humana, por oposición a la fuerzas exteriores de coerción” y, cuarto, el peligro para el bien común del “debilitamiento y decaimiento de los resortes interiores de la conciencia”.

La experiencia de los campos de concentración, nazis o soviéticos, y la conclusión fatal de la Segunda Guerra Mundial con la bomba atómica, desvelaron por fin el mito del Estado y pusieron ante el hombre moderno la realidad bestial de la ensoñación. Este acontecimiento, esta toma de conciencia colectiva de la falacia de un mundo  ideal fabricado por el hombre, es lo que pone fin a la Modernidad. “Los tiempos actuales, por miserables que puedan ser, pueden exaltar a quienes aman a la Iglesia y a quienes aman la libertad. La situación histórica con la que se enfrentan está definitivamente clara”, señala Maritain. La época actual es una época de opciones radicales debido a la “claridad” de los acontecimientos. Hay una opción que se nos presenta dramáticamente nítida, y es la alternativa entre la autonomía de la libertad materializada en el Estado Moderno, y la liberación de la Verdad, en cuya obra coopera en el mundo la Iglesia. Es un debate que no tiene solución política y que hoy se presenta, por los cambios históricos, con un aspecto original propio de los nuevos tiempos.

Poder terrenal. Religión y política en Europa. Michael Burleigh

portada-poder-terrenal_medTítulo: Poder terrenal. Religión y política en Europa. De la Revolución Francesa a la Primera Guerra Mundial

Autor: Michael Burleigh

Editorial: Taurus

Año: 2005

Madrid, 600 págs, 24,20 Euros.

por Armando Zerolo Durán. Prof. Ciencia Política Universidad CEU-San Pablo.

Michael Burleigh, historiador e investigador en las Universidades de Oxford y Cardiff y en la London School of Economics, presenta un novedoso análisis histórico del período comprendido entre la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial.

Contra las tesis materialistas de la escuela historicista dominante, el autor  plantea que el hombre es un ser religioso por naturaleza y que, por tanto, la dialéctica entre religión y política es inevitable, haciendo bueno el resabio popular de que cuando el hombre expulsa la naturaleza por la puerta, esta entra violentamente por la ventana.

La dimensión religiosa, lejos de estar superada, como afirmaban las religiones positivistas del siglo XIX, por ejemplo la comteana, nunca ha dejado de estar presente y lo único que ha ido cambiando han sido los objetos de culto y la concepción de la verdad. Lo más significativo de este hecho no es, para el autor, ni el culto a la razón ilustrada, ni las utopías fanáticas de las nuevas Iglesias positivas, ni tan siquiera las religiones civiles modernas, sino los mal llamados “totalitarismos”.

El término “totalitarismo” hizo fortuna en el medio académico y popular, pero según Burleigh no hace justicia al fenómeno y oculta tras de sí la sibilina intención de no mostrar los rasgos mesiánicos de las ideologías decimonónicas. Lo que realmente conmueve al historiador es ver cómo, llegado un momento, acontece un fenómeno de dimensiones hasta entonces inimaginables, a saber, la aparición de los Estados nacionales con poder para definir el bien y el mal y para pronunciarse sobre los designios de la Humanidad. Son entes políticos nuevos de reconocimiento universal y con pleno poder de acción sobre el destino último del hombre. Esto, tradicionalmente, ha estado en manos de la religión y, por ello, el fin del libro es desvelar el trasfondo religioso de los grandes movimientos que han conmocionado al mundo occidental en los dos últimos siglos.

La parte más interesante del trabajo de Michael Burleigh es, sin duda, el haber recuperado para la ciencia histórica la realidad de que la religión forma parte de la naturaleza humana y que la política no puede sustituir al verdadero Dios. Esto último lo demuestra repasando las atrocidades que se han cometido en los últimos tiempos en nombre de ídolos como la razón, la humanidad, la clase o la raza.

La revisión que hace de nuestro tiempo es espectacular, y no se limita a datos estadísticos, sino que acompaña el análisis de un estudio de los movimientos culturales, el sentir popular, la música, el arte, etc. para reflejar dónde ha ido realizando el hombre en cada momento su sentido religioso. Bajo el esquema clásico de las dos espadas o el trono y el altar, demuestra que quedaban aspectos fundamentales de la esencia humana ignorados y que no es suficiente valorar las luchas de poder para explicar la política.

Realmente destacable es la explicación que hace de los nacionalismos, de los que afirma que serían ininteligibles sin tener en cuenta la religión. Son el resultado de un proceso paralelo de politización de la religión y de sacralización de la política en el que la Nación se convierte en el origen primordial de la soberanía. Afirma Burleigh que “para las minorías de élite nacionalistas la fe patriótica se convirtió, según la profundidad e intensidad de la entrega a la causa, en algo análogo a la pertenencia a una Iglesia alternativa o, en casos extremos, a la adoración de la nación como un dios.” El nacionalismo se destaca como un esfuerzo análogo a la romanización o evangelización cristianas en el que cada Estado desarrolla su propia religión con consecuencias más o menos trágicas según se trate del alemán, francés, belga, italiano o irlandés.

La eficacia de mitos como los del hombre nuevo, la nación salvadora o de las ideologías mesiánicas no sería explicable si no atendiese a la naturaleza religiosa del hombre. El problema se plantea cuando las necesidades de trascendencia y salvación reales de todo hombre se intentan satisfacer de cualquier manera. Entonces, y en el libro queda perfectamente retratado, se produce necesariamente una sangría tanto más brutal cuanto mayor sea el afán de sustituir la verdadera religión. De ahí que las dos grandes religiones políticas del siglo XX, el nazismo y el comunismo, sean las que más muertos tienen en su haber.

Queda pendiente ver lo que habría de llegar después de la Gran Guerra y esperamos con interés la continuación de este magnífico libro que ha conseguido dar una explicación mucho más completa de nuestra época desde el momento que ha captado genialmente que la historia está marcada por el actuar libre del hombre conforme a su naturaleza y no por leyes necesarias.

P1000276

No es lo mismo el Gobierno que el Estado – Liberalismo y democracia como conceptos imprecisos – Tema de la demonología política

Seminario del 27 de Febrero de 2013

P1000278No es lo mismo el Gobierno que el Estado. Cfr. Senellart: Idea de régimen. La idea de sociedad transforma la idea de pueblo. Casi es más importante lo que ha hecho Hobbes con la idea de sociedad que con el Estado. El gobierno anterior era personal. Si cambian las personas, cambian las élites. Con el Estado se mantiene algo de fondo: las reglas de Estado. Estatismo: politizar primero todo para luego neutralizarlo. Se pone un funcionario (se politiza) y así queda neutralizado (el funcionario ni siquiera opina).

Althusio: mantiene todavía la idea de pueblo. Por ahí viene un organicismo alemán que mantiene la idea de pueblo. EEUU es una “democracia orgánica” se dice en El desarrollo de la filosofía política del s.XVI Pierre Mesnard. Hay unos artículos de Fernández de la Mora en que presenta a Althusio como un precedente de la democracia orgánica en IEP. Teóricos izquierdistas de la democracia orgánica.

La sociedad no existe (Hayek). Lo que existe es el pueblo. Tiene que ver con el Rechstaat es un Volksstaat: es un pueblo luterano entorno a una minoría calvinista. El Estado de Derecho es otra cosa. Desaparece el organicismo. Toda la lucha moderna va a ser por conseguir la comunidad. Lo comunitario en la civilización occidental es la Iglesia. Por eso el Régimen presupone la Iglesia. Régimen significa orden. Lo que hay en la Edad Media es el ordenalismo. Orden es régimen en sentido político. Regido con la autoridad de la Iglesia. El gobierno es gobierno de hombres y por eso no puede legitimarse a sí mismo. El del Estado sí, es el poder de la inmanencia. Sólo se legitima por el éxito.

Potestas indirecta y la sociedad perfecta. Cfr. El enraizamiento de S. Weil.  Fenómeno del urbanismo que desarraiga. El pueblo natural y pueblo político. La Iglesia es el pueblo de Dios. No es la sociedad de Dios (que es lo que dice la teoría de la potestas indirecta). Lo político no puede ser nunca comunitario (que es la batalla que tengo yo, apostilla Dalmacio).

Liberalismo y democracia son palabras inservibles. Hay que definirlas. Pulp: sobre el liberalismo para principiantes. Arranca de Locke, que tiene cierta lógica. Pero el problema es que elimina la verdad. Es un falso whig (Locke). A él lo que le interesa es la opinión. El constructivismo viene del contractualismo. Es vaciar de contenido el estado de naturaleza caída. La palabra neutra para monarquía es monocracia. Lo mismo oligarquía-oligocracia.

Tema de la demonología política: Dolf Sternberger: politológica, P1000277escatológica, y demonológica. Son tres concepciones de la política. Las contradicciones culturales del capitalismo, Daniel Bell. Juan Bautista Fuentes: la impostura freudiana. La responsabilidad de Freud para desresponsabilizar a los demás.

Ver la película La cinta blanca: el mal absoluto de la película es un padre pastor protestante. Götz Aly: Porqué los alemanes y porqué los judíos. Zweig, La envidia y la sociedad. Sabitri Debi: teórica nacionalsocialista: nuestra cosmovisión es racial (no como la de los fascistas, que son nacionalistas).

Sacro imperio: Napoleón, Hitler. Quien funda la teología política moderna es Hobbes. Católico: sólo habría teología jurídica. Gracias al Estado se ha universalizado Europa.

Bibliografía

Senellart, Les arts de Gouverner, Paris, Editions du Seuil, 1995.

Althusio, La política : metódicamente concebida e ilustrada con ejemplos sagrados y profanos, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1990.

G. Fernández de la Mora, “El organicismo de Althusio”, REP, nº 71, enero-marzo 1991.

Pierre Mesnard, El desarrollo de la filosofía política del s.XVI, Puerto Rico, Publicaciones de la Universidad de Puerto Rico, 1956.

Hayek, Camino de servidumbre, Madrid, Unión Editorial, 2008.

Simone Weil, Echar raíces, Madrid, Trotta, 1993.

Daniel Tourre, Pulp libéralisme: La tradition libérale pour les débutants, Paris, Tulys, 2012.

Locke, Segundo tratado sobre el gobierno civil, Madrid, Tecnos, 2010.

Dolf Sternberger, Drei Wurzeln der Politik, 2 vols., Frankfurt/M., Insel, 1978.

Götz Aly, ¿Por qué los alemanes? ¿Por qué los judíos?, Barcelona, Crítica, 2012.

Sabitri Debi, Gold in the furnace, sin lugar, Historical Review Press, 2006.

Daniel Bell, Las contradicciones culturales del capitalismo, Madrid, Alianza, 2004.

Juan Bautista Fuentes, La impostura freudiana, Una mirada antropológica crítica sobre el psicoanálisis freudiano como institución, Madrid, Encuentro, 2009.

 

Película

La cinta blanca, de Michael Haneke, Alemania, 2009.

P1000273

El Estado, ¿es político o acaba con la política? – El Estado como forma histórica – El Estado como agente revolucionario

Seminario del 20 de Febrero de 2013

Cuestión planteada por D. Dalmacio: El Estado, ¿es político o acaba con la política?

Monopoliza la libertad política: la libertad de acción política. Todos nosotros tenemos la capacidad de participar en la formación de la voluntad política. Se manifiesta de diversas maneras: participar en los magistrados (serlo o elegirlos). El mando es personal: alguien lo propone, lo sugiere. En el matrimonio la mujer tiene autoridad y el marido tiene el poder.

El Estado es mando y se basa en la coacción y por tanto la autoridad es accesoria. En cambio el gobierno necesita cierta auctoritas. Basado en qué: para los griegos, era la naturaleza. En nuestro mundo cristiano, es la Iglesia. Los griegos pensaban que existía un orden natural increado, frente a lo cristiano que creen en lo mismo pero revelado. En la Edad Media el régimen se basa en que quien tiene el poder es un juez que señala lo que está bien y lo que está mal. El que tiene el poder político corrige lo que señala la Iglesia. El príncipe es el primus inter pares. En la Edad Media nadie era titular de la soberanía. El rey corrige acorde al derecho natural.

Cuando aparece el Gobierno, el poder se configura como ejecutante del juicio. Va adquiriendo más y más poder. La va extendiendo mediante bodas… y sobretodo el dinero. Quieren más poder. Este es el tránsito del Régimen al Gobierno y luego al Estado. El impuesto es un concepto legal. No es moral ni inmoral (excepto para los libertaristas americanos). No es parte de un do ut des. Pero la contribución sí puede tener una obligación moral.

P1000269Ver Alejandro Rodríguez de la Peña. North. Explican las razones de división de trabajo. El rey de Francia impone un impuesto con carácter provisional. El rey de Inglaterra también tenía la tasa por la conquista normanda. Sería como una especie de alquiler.

El precedente que hay son los diezmos. También con el sentido de una tasa o contribución. La Iglesia es el modelo de todo en Europa. Manent: todos los problemas políticos en Europa son respuesta a los interrogantes planteados por la Iglesia. La seguridad social es también un ámbito quitado a la Iglesia.

[El papa di-mite, di-missio.] Eugenio de D’Ors: la política de misión. El “impuesto” en sentido de régimen era para cumplir la misión. No tenían poder, sino misión. El impuesto es para atender las necesidades del rey y la contribución. Los impuestos son también contra la propiedad. El impuesto de la renta: al que gana cien millones le tiene sin cuidado que le quiten cinco. El mito de los impuestos progresivos: no tiene en cuenta la realidad concreta. El súbdito y el rey establecían un pacto para los impuestos. No es un acto jurídico. El impuesto no es un concepto jurídico sino legal. El rey no tenía mas que los medios propios.

Lealtad que exigen los Estados es coactiva: servicio militar, impuestos. La feudal: es leal a cambio del pactismo. El contractualismo político rompe esto. Es artificial hasta que funciona el artificio. El régimen no es más que el régimen eclesiástico. El reino y la corona no pertenece al rey. Con el Estado aparece la legitimidad dinástica y luego para justificarla el derecho divino de los reyes.

La monarquía absoluta ha cambiado el curso de la historia política: P1000274introduce elementos que rompen con la tradición republicana.

El Estado como forma histórica. Resumen de las características del capítulo V de Historia de las formas de Estado:

[Síntesis hecha por el profesor Armando Zerolo]

Ocho características del Estado:

1. Supone el tránsito de una forma de gobierno a una forma política (p.68)

2. El Estado supone un monopolio del mando

3. La finalidad es dar seguridad: El mando entendido como innovación. Su finalidad es evitar la guerra civil

4. El miedo como elemento de la vida colectiva. La seguridad social y luego la total.

5. La soberanía legislativa.

6. Es una forma de mando objetiva, neutral y técnica. Por contraposición a lo natural.

7. El contractualismo que supone una división radical entre Estado y Sociedad.

8. El Estado no corrige sino que dirige. El Estado domina técnicamente la Sociedad.

Dalmacio añade: y es Revolucionario. El poder del Estado brota de la inmanencia. Pretende apoyarse sobre sí mismo: se justifica por su éxito. La inmanencia domina todo el pensamiento moderno. Por eso el empeño de la metafísica por demostrar la existencia de Dios.

Dentro de la potentia Dei, es la omnipotentia iuris. No existe poder injusto, todo poder es bueno. Potentia ordinanta Dei, Dios crea el mundo y se “somete” a ese orden. Hobbes: el contrato funda la moral, el derecho, etc… El contrato de Rousseau es sólo social. El de Hobbes es político y social.

P1000271Vida individual: a la conciencia y al pensamiento. Si actúo ya estoy en relación con otros. La relación amorosa es la más personal de todas, porque es intransitiva en principio. Esto no obstante es relación inter-individual. Pero cuando queremos un bien colectivo, eso es la vida colectiva (Ortega). El hombre y la gente: la mayor parte de nuestra vida es colectiva. El Derecho es previo a todo y también a lo Político. El Derecho no son más que las reglas sagradas del orden. Lo político garantiza mediante la corrección o la violencia. Costumbres-cortesía, Derecho, Político. El conflicto político son problemas sociales que alcanzan cierta intensidad.

Bibliografía

A. Rodríguez de la Peña, Los Reyes Sabios, Madrid, Actas, 2008.

P. Manent, Curso de Filosofía política, Buenos Aires, FCE, 2003.

Eugenio de D’Ors, La civilización en la Historia, Madrid, Criterio Libros, 2003.

N. Henshall, The Myth of Absolutism. Change and Continuity in Early modern European Monarchy. Essex, Longmans Group 1992.

Hobbes, Leviathan, o la materia, forma y poder de un estado eclesiástico y civil, Madrid, Alianza, 2009.

Rousseau, Del contrato social, Madrid, Alianza, 2012.

P1000264

Conferencia sobre El cristianismo y Europa. 13 de Febrero de 2013

Conferencia D. Dalmacio en la Fundación Universitaria Española. El cristianismo y Europa. 13 de Febrero de 2013

[Apuntes resumidos, no es el texto de D. Dalmacio]

P1000266Europa no es un mero lugar geográfico, sino un lugar cultural. Ha sido la Iglesia la que ha construido materialmente Europa. Geográficamente no sería sino una mera península de Asia. Esta unidad cultural continental se la debe al cristianismo. Se acusa al cristianismo de que no ha realizado el reino de Dios en la tierra. El laicismo se ha revuelto contra su origen cristiano. La apocatástasis es la idea de que en este mundo se reconciliarán todas las cosas por la voluntad humana, su origen es calvinista. Los puritanos llegaron a la conclusión de que podían usar la política para cambiar la realidad. El socialismo es su heredero, que es el origen de todas las ideologías. La finalidad de toda religión es enlazar lo natural y lo sobrenatural. Por eso las religiones no tienen que entrar en la organización del mundo. Otra cosa es que haya justicia, caridad e incluso esperanza. El modo de pensamiento ideológico nace de esa herejía de apocatástasis. El mayor enemigo del cristianismo en Europa sea quizá la UE.

El papa actual ha dicho que el terrorismo es la expresión del nihilismo. La experiencia histórica enseña que las culturas no pueden existir sin la religión. El nihilismo (el pensamiento moderno insistió en demostrar la existencia de Dios, consecuencia de su fracaso es el nihilismo europeo) que es una desfundamentación, es la causa principal de la pérdida del sentido de la realidad y del sentido de la vida. Hoy tenemos un aturdimiento mediante diversiones. Ese nihilismo sería impensable sin el cristianismo. Pero el nihilismo antiguo u oriental es distinto. Creatio ex nihilo. Si a esta expresión se le quita la creatio queda únicamente la nada. Si se vive en la nada, ningún argumento es verdad y todo está permitido.

Europa está defendida ahora mismo por los EEUU. Europa es el finisterre de Asia. Europa (si quitamos Rusia) es un cabo de Asia. Pero su cultura y su civilización es superior. Tiene una conciencia histórica que otros continentes o culturas no tienen. Globalización no es más que la penetración del cristianismo en China. El islam es universalista pero no en sentido cristiano. El islam es la sumisión de la ecúmene. Se trata de una dominación por la espada. El cristianismo ni siquiera es una religión, para distinguirlo de las diferentes confesiones. El cristianismo consiste en (es) la virtud de la religación. Como en la frase famosa de Calderón: la milicia como “religión de hombres honrados”. Se vincula la fe extraordinariamente al culto, el cristianismo es la fe directa en Cristo. En el Islam es la fe en el libro y en Mahoma. El cristianismo exige la fe, no basta un dominio político-territorial. El problema no es las mezquitas que se construyen sino las iglesias que están vacías. El islam tiene fuerza por la debilidad del cristianismo, no por el vigor musulmán.

El cristianismo no es la religión de Europa (contrariamente a lo que decía Troeltsch). El cristianismo se dirige a cada hombre, es universal. No se dirige a espacios o pueblos. Su origen es semita. San Pablo sueña y se le ordena pasar a Grecia, al Imperio Romano. El logos de san Juan es el logos griego. La razón: No hay fe cristiana sin razón. Así fecundó el logos griego con el cristiano. El sentido del odio a Europa es porque ha sido la superior (por su capacidad universalista). No resulta fácil de desmontar a pesar de la crisis desculturalizadora y descivilizadora. Se está desindustrializando, la demografía es un desastre. En Alemania habrá en treinta años un trabajador por pensionista. Si no hay europeos, Europa desaparece.

La rebelión de las elites, (en expresión de un sociólogo americano) lasP1000268 élites están destruyendo las clases medias, extraer y depauperar a las clases medias. La causa principal es la traición de las clases dirigentes que parece empeñada en destruir a los pueblos europeos a una servidumbre voluntaria. La moral es una ley moral universal. Quien interpreta la ley moral es la religión. Esto configura el ethos (nacional, profesional). El ethos europeo era cristiano. Las ideologías lo están destruyendo. La ley natural es una ley divina. La única diferencia es que la ley divina es la que se nos ha revelado. La natural es la que Dios deja que el hombre la descubra. Por eso para R. Brague no hay diferencia.

La destrucción del ethos (más grave que las otras destrucciones) es el modo de dominación de las elites actuales. Una economía con moral correcta, se levanta en tres años. Las oligarquías han cristalizado y no dejan.

Libertad: comienza con los griegos, cayeron en la cuenta de la libertad política. En Atenas sólo 15 o 20 mil eran ciudadanos pero por lo menos descubren la libertad política. La libertad para los griegos es  un derecho. Descubren el logos y los que lo tienen, tienen derecho. Los hombres pertenecen a la ciudad, en un sentido naturalista. Por eso era un libertad política muy limitada. Pero para los romanos, la Urbs era propiedad de los cives. Entonces aparece una relación de Derecho. En Japón no existía el derecho: sólo las normas de cortesía y moral. Les constaba hasta hace poco conseguir abogados. El derecho existe en Europa gracias a Roma. La ciudad pertenece a los ciudadanos. La libertad evangélica no es sólo un derecho ni una libertad exterior. Sino que es libertad en sí misma (no como derecho) por ser por naturaleza, libertad interior. El que concede el derecho es el libre, no yo. El derecho humano es radicalmente individualista, no relacional. Los griegos descubrieron la libertad, pero no la interior (como las estatuas griegas). Conciencia lo es del bien y del mal, los griegos no cayeron en la cuenta. El hombre interior que dirige al exterior. El hombre es libre por naturaleza no por concesión. El hombre está creado a imagen y… por eso el hombre es libre como Dios. Eso le iguala a todos los hombres. La verdad os hará libres. La verdad es la realidad. La gente más escéptica respecto del mundo (es decir el creyente) es la más libre. Los latinos católicos se lo toman todo más escépticamente (también por la existencia de la confesión) mientras los protestantes se lo toman todo en serio. La libertad personal como libertad de conciencia y libertad de pensamiento y en consecuencia de acción. Si no hay libertad política las otras dos corren riesgo. El totalitarismo.

La democracia y el republicanismo: si hay un grupo de hombres se necesita quien mande. La mujer está ganando poder pero está perdiendo autoridad. El derecho es lo que hace posible la democracia política. Confundimos la libertad natural con la política. No existe democracia política en Europa. Es la libertad de los partidos. La igualdad es un presupuesto igual que la libertad. La única razón de ser del derecho es la protección de la libertades.

El Derecho sólo aparece cuando hay un conflicto. El Derecho nace de la realidad social. El legislador le da forma a lo que está en la realidad social, pero nada más que esto. Lo recto se refiere a las relaciones entre hombres. Responde a la idea de lo que es recto. Lo recto es darle a cada uno lo suyo. Su fin es dar seguridad, que nadie me perturbe en mi libertad. El derecho es una parte del derecho natural increado. Lo que define todo es la idea de orden y se trata de restaurar conforme al derecho el orden perturbado. Por eso la fuente del derecho era el natural. Leyes que se descubren por medio de los usos y costumbres. El derecho penal significa que alguien ha tratado a alguien como una cosa. El derecho se refiere a las cosas. El derecho fiscal se refiere a las personas. El juez resuelve en justicia según el ethos.

Laicismo: querella de las investiduras sobre la libertad de la autoridad espiritual frente al poder temporal. 1075: disputa que duró toda la Edad Media y que está resurgiendo ahora. A la Iglesia le corresponde la autoridad. Concreta las ideas de bien y mal en el ethos. Desde la revolución francesa y la del 68 el laicismo estatal se ha radicalizado. El mito caritativo de la justicia social. La trasparencia es acabar con la intimidad, es decir, la vida personal. El laicismo politizado como una nueva religión de la técnica intentan eliminar la Iglesia, que es la única que no controlan totalmente. Se avecina así una nueva lucha de las investiduras entre el papado y los poderes temporales. Probablemente el papa ha renunciado porque no se siente fuerte como para afrontar este problema. La Iglesia es la más política de todas las instituciones porque la Iglesia es una complexio oppositorum: acoge todo (excepto al pecado y sí al pecador). Por eso no puede ser indiferente a la política. En Europa es la más política de todas las instituciones, la que ha construido Europa. Esto es una lucha por la continuidad de la civilización europea. Es la superior, aunque suene muy políticamente incorrecto. Ejemplo: las revoluciones árabes: técnica europea, pedir libertad (un musulmán), etc… En este sentido de lo que pasa con Europa depende también la civilización humana.

P1000263

Las revoluciones del siglo XIX

Seminario del 13 de Febrero de 2013

Hoy duró menos el Seminario pues D. Dalmacio acudía a dar una Conferencia a la Fundación Universitaria Española.

Se consideró el periodo de Francia 1830-1848. En él se cuecen todos los revolucionarios, Comte, Marx. Sale de ahí la intelligentsiacomo clase. Ver el Liberalismo doctrinario de Díez del Corral. Ver también el prólogo para franceses de Ortega. Con la revolución francesa Francia perdió su poder adquisitivo y no lo recuperó hasta Napoleón III. Ver los esP1000260tudios de Charles Tilly, Theda Skocpol, Griewank (muy bueno para las revoluciones). Las revoluciones se han hecho antes en las cabezas. Por ejemplo la guerra de la independencia, el muro de Berlín, URSS. La revolución del 30 es la de la gran burguesía, la del 48 es la pequeña burguesía. Ésta fue un banquete contra el Gobierno que fue prohibido y reprimido duramente. Entonces toda Francia (scil. París) se alzó. Se reaccionaba contra la cristalización de las élites (Pareto). Las élites tienden a enrocarse.

P1000261Bibliografía

Luis Díez del Corral, El liberalismo doctrinario. Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1956.

Charles Tilly, Big Structures, Large Processes, Huge Comparisons, 1984

Theda Skocpol, States and social revolutions: A Comparative Analysis of France, Russia, and China, 1979.

K. Griewank, Der neuzeitliche Revolutionsbegriff, Frankfurt/M.,Suhrkamp, 1973.

Conferencia Dalmacio Negro_03.03.2013 00.10.52

Lección Magistral de D. Dalmacio Negro en Derecho USP-CEU

El mito del hombre nuevo – Historia de las Ideas en Clave Antropológica

Lección Magistral de D. Dalmacio Negro Pavón, catedrático de Pensamiento Político de la Universidad San Pablo-CEU.
Seminario de Estudios Políticos “Luis Díez del Corral”

Historia de las ideas en clave antropológica
1. El hombre como ser natural: los griegos
2. Concepción escatológica: el cristianismo
3. Metodológicamente el hombre es malo: el Estado
4. El hombre como ser construído: las Bioideologías