Poder terrenal. Religión y política en Europa. Michael Burleigh

portada-poder-terrenal_medTítulo: Poder terrenal. Religión y política en Europa. De la Revolución Francesa a la Primera Guerra Mundial

Autor: Michael Burleigh

Editorial: Taurus

Año: 2005

Madrid, 600 págs, 24,20 Euros.

por Armando Zerolo Durán. Prof. Ciencia Política Universidad CEU-San Pablo.

Michael Burleigh, historiador e investigador en las Universidades de Oxford y Cardiff y en la London School of Economics, presenta un novedoso análisis histórico del período comprendido entre la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial.

Contra las tesis materialistas de la escuela historicista dominante, el autor  plantea que el hombre es un ser religioso por naturaleza y que, por tanto, la dialéctica entre religión y política es inevitable, haciendo bueno el resabio popular de que cuando el hombre expulsa la naturaleza por la puerta, esta entra violentamente por la ventana.

La dimensión religiosa, lejos de estar superada, como afirmaban las religiones positivistas del siglo XIX, por ejemplo la comteana, nunca ha dejado de estar presente y lo único que ha ido cambiando han sido los objetos de culto y la concepción de la verdad. Lo más significativo de este hecho no es, para el autor, ni el culto a la razón ilustrada, ni las utopías fanáticas de las nuevas Iglesias positivas, ni tan siquiera las religiones civiles modernas, sino los mal llamados “totalitarismos”.

El término “totalitarismo” hizo fortuna en el medio académico y popular, pero según Burleigh no hace justicia al fenómeno y oculta tras de sí la sibilina intención de no mostrar los rasgos mesiánicos de las ideologías decimonónicas. Lo que realmente conmueve al historiador es ver cómo, llegado un momento, acontece un fenómeno de dimensiones hasta entonces inimaginables, a saber, la aparición de los Estados nacionales con poder para definir el bien y el mal y para pronunciarse sobre los designios de la Humanidad. Son entes políticos nuevos de reconocimiento universal y con pleno poder de acción sobre el destino último del hombre. Esto, tradicionalmente, ha estado en manos de la religión y, por ello, el fin del libro es desvelar el trasfondo religioso de los grandes movimientos que han conmocionado al mundo occidental en los dos últimos siglos.

La parte más interesante del trabajo de Michael Burleigh es, sin duda, el haber recuperado para la ciencia histórica la realidad de que la religión forma parte de la naturaleza humana y que la política no puede sustituir al verdadero Dios. Esto último lo demuestra repasando las atrocidades que se han cometido en los últimos tiempos en nombre de ídolos como la razón, la humanidad, la clase o la raza.

La revisión que hace de nuestro tiempo es espectacular, y no se limita a datos estadísticos, sino que acompaña el análisis de un estudio de los movimientos culturales, el sentir popular, la música, el arte, etc. para reflejar dónde ha ido realizando el hombre en cada momento su sentido religioso. Bajo el esquema clásico de las dos espadas o el trono y el altar, demuestra que quedaban aspectos fundamentales de la esencia humana ignorados y que no es suficiente valorar las luchas de poder para explicar la política.

Realmente destacable es la explicación que hace de los nacionalismos, de los que afirma que serían ininteligibles sin tener en cuenta la religión. Son el resultado de un proceso paralelo de politización de la religión y de sacralización de la política en el que la Nación se convierte en el origen primordial de la soberanía. Afirma Burleigh que “para las minorías de élite nacionalistas la fe patriótica se convirtió, según la profundidad e intensidad de la entrega a la causa, en algo análogo a la pertenencia a una Iglesia alternativa o, en casos extremos, a la adoración de la nación como un dios.” El nacionalismo se destaca como un esfuerzo análogo a la romanización o evangelización cristianas en el que cada Estado desarrolla su propia religión con consecuencias más o menos trágicas según se trate del alemán, francés, belga, italiano o irlandés.

La eficacia de mitos como los del hombre nuevo, la nación salvadora o de las ideologías mesiánicas no sería explicable si no atendiese a la naturaleza religiosa del hombre. El problema se plantea cuando las necesidades de trascendencia y salvación reales de todo hombre se intentan satisfacer de cualquier manera. Entonces, y en el libro queda perfectamente retratado, se produce necesariamente una sangría tanto más brutal cuanto mayor sea el afán de sustituir la verdadera religión. De ahí que las dos grandes religiones políticas del siglo XX, el nazismo y el comunismo, sean las que más muertos tienen en su haber.

Queda pendiente ver lo que habría de llegar después de la Gran Guerra y esperamos con interés la continuación de este magnífico libro que ha conseguido dar una explicación mucho más completa de nuestra época desde el momento que ha captado genialmente que la historia está marcada por el actuar libre del hombre conforme a su naturaleza y no por leyes necesarias.

Anuncios

2 comentarios el “Poder terrenal. Religión y política en Europa. Michael Burleigh

  1. Pingback: Índice bibliográfico | Seminario de Estudios Políticos

  2. Pingback: Michael Burleigh. Causas sagradas: religión y política en Europa. | Seminario de Estudios Políticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s