R. Nisbet, La formación del pensamiento sociológico

La formación del pensamiento sociológico (tomo I)Título: La formación del pensamiento sociológico (tomos I y II)

Autor: Robert Nisbet

Editorial: Amorrortu editores

Año: 2003

Madrid, 188 págs.

Por Nacho Álvarez O’Dogherty, doctorando en Pensamiento Político USP-CEU

La sociología trascendente

Este manual, publicado al final de los años 60, nos introduce en la génesis de la sociología a principios del siglo XIX y nos revela su esencia. Debido a la profunda alteración y cambio en las sociedades provocado por las Revoluciones industrial y francesa, nacería una nueva disciplina, hoy ya arraigada, que llamamos sociología.

Fueron sociólogos como Weber, Coulanges, Le Play, Durkheim, Tönnies o Simmel los primeros que, desde sus distintos enfoques y teorías, alertaron de forma clara sobre los peligros y efectos de la centralización, de la tiranía de la racionalización y, en definitiva, de la atomización de la sociedad mediante la pérdida progresiva de vínculos personales y su consiguiente deshumanización.

Como nos dice el norteamericano, todos estos grandes sociólogos, que formaron la “edad de oro de la sociología” prácticamente hasta finales del s.XX, fueron siempre grandes filósofos morales y “jamás dejaron de ser artistas”, al tratar de dar respuesta a los problemas concretos de un orden social progresivamente diluido, en un momento en el que los filósofos y políticos se dedicaban a la búsqueda exclusiva de la armonía organizativa.

Nisbet nos remite al desarrollo de dicha “ciencia sociológica”, centrándose en sus orígenes, y realiza una precisa clasificación en dos escuelas: la de Marx y la de Tocqueville. Dos autores contrapuestos que van a fundar dos tipos de sociología enfrentadas, nacidas ambas en dos momentos diferentes: la primera, con el advenimiento teórico del comunismo y, la segunda, con el famoso viaje a América que realizó Alexis de Tocqueville. El sociólogo norteamericano establece una sorprendente línea de continuidad en su manual al explicar cómo la sociología marxista, caracterizada por un rechazo de la historia y de la tradición, se nutre en sus bases de la concepción clásica tocquevilliana de forma inadvertida. Así como, al decir de Marx, el fantasma de la revolución proletaria flotaba por Europa, el fantasma de la tradición latía, a su vez, en el corazón del marxismo, y esto es a lo que Nisbet concede importancia.

Nisbet, al establecer este atrevido diálogo, se interesa en establecer un marco conceptual que permita fundamentar toda la sociología, puliendo los términos acuñados durante la historia sociológica, estableciendo conexiones y reorientando sabiamente tanto a Marx como a Tocqueville.  Estos cinco pilares conceptuales son: la comunidad, la autoridad, el estatus, lo sagrado y la alienación. Baste hablar, a modo de ejemplo, de cómo el sociólogo norteamericano aborda el concepto de clase/estatus. Nisbet se remite al transcurrir histórico europeo y nos muestra cómo la “clase social” es un término netamente moderno, acuñado por la filosofía ilustrada, diferente a la distinción de la “jerarquía orgánica” en órdenes, rangos o grados, más propios de la Edad media. Así, por ejemplo, Tocqueville habla de la movilidad del sistema de estatus, promovido por ese amor al dinero y al bienestar característicos de la sociedad democrática americana. Tocqueville no ve unidad de “sentimientos, propósitos, tradiciones o esperanzas” en la “clase de los ricos”, y ello le mueve a aproximarse a la situación más bien en términos de estatus. En Marx encontramos cómo, en cambio, allí donde Tocqueville veía a lo sumo niveles económicos, él veía clases. Por eso en la idea de Marx se produce una conceptualización de lo que llama clase en donde se aglutinan todo tipo de relaciones de parentesco, profesionales, religiosas o personales. De esta forma, la “clase” se erige como concepto inalterable desde el que puede teorizarse sin distinciones. Nisbet nos recuerda que la influencia de Marx en la teoría de la estratificación ha sido muy similar a la de Darwin en el terreno de la selección natural.

En el fondo de todo el planteamiento de este estudio subyace la idea de la repercusión del contractualismo en la teoría sociológica y de su equívoco planteamiento del “estado de naturaleza” en el que, dirá Nisbet, la teoría establece en su planteamiento ideal una serie de cualidades que fueron alcanzadas tras un arduo y largo proceso histórico de civilización en la cultura europea. De ese pie también cojea la sociología, que obvia y no reconoce, ya solo conceptualmente, el sustrato histórico del que bebe.

Sirvan, pues, de pilares los cinco conceptos de Nisbet para todo iniciado interesado en la sociología.

Anuncios

Un comentario el “R. Nisbet, La formación del pensamiento sociológico

  1. El 20/04/13 10:07, “Seminario de Estudios Políticos” escribió: > WordPress.com > Alonso Muñoz Pérez posted: “Título: La formación del pensamiento > sociológico (tomos I y II) Autor: Robert Nisbet Editorial: Amorrortu > editores Año: 2003 Madrid, 188 págs. Por Nacho Álvarez O’Dogherty, > doctorando en Pensamiento Político USP-CEU La sociología trascen” >

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s