¿Monarquía o República?

¿Monarquía o República? En Dalmacio Negro “Capítulo III: Las formas de la vida política”, Historia de las formas del Estado, Madrid, El Buey Mudo, 2010, 421pp.

Giovanii Bembo

Giovanni Bembo, Dux de Venecia (1543-1618)

La historia moderna de España está marcada por la sucesión de “repúblicas” y “monarquías” y se tiende a asociar la forma republicana con la ideología de izquierdas, y la monarquía con la de derechas. Grave confusión que nos impide avanzar con serenidad. Son muchos los que ignoran que las principales y más duraderas monarquías medievales eran republicanas, como por ejemplo la española con el reinado de los Reyes Católicos o la Serenísima República de Venecia, gobernada por el Dux. Para mayor confusión, se da por hecho que la monarquía tiene que ser hereditaria, cuando lo cierto es que hay infinidad de monarquías históricas que han sido electivas, como la de los pueblos germánicos, la merovingia y los primeros reyes de Asturias; y que en la actualidad existen también monarquías electivas como la de los Estados Unidos de América cuyo presidente no es rey pero sí reina, el Vaticano, Samoa y Malasia.
Dalmacio Negro, en su libro Historia de las formas del Estado”, realiza una distinción histórica y teórica que puede ayudar a aclarar la diferencia entre distintas realidades políticas aunque, claro está, la decisión sobre la mejor para un momento histórico concreto nunca vendrá dada enteramente por un razonamiento teórico, sino por la prudencia política y el análisis de todas las circunstancias tenidas en su conjunto.
Para Dalmacio, “la República es en Occidente la figura por antonomasia del orden político, de lo Político como res publica, la cosa pública como concreción del bien común, en tanto el hombre, todo hombre, es político por naturaleza” (p.53). La herencia de este orden político concreto nos viene de Grecia y Roma, pero no en la misma medida ni en idéntico sentido. Para los griegos la forma visible era la ciudad, polis, y lo común la politeia, mientras que el ciudadano formaba parte de ella, “era propiedad de ella”. Al decir de Jouvenel, la intensidad comunitaria de la vida política y moral de los antiguos griegos, debida precisamente a esta propiedad que la polis tenía sobre el ciudadano, resultaría asfixiante a un hombre moderno. Para los romanos, los cives eran hombres libres propietarios de la Urbs, la cosa pública, de la res publica, que era un concepto eminentemente jurídico. Las concepciones griega y romana era en este punto, por tanto, antitéticas. “Europa, según Dalmacio Negro, es heredera de Roma, no de Grecia, aunque la introducción del Estado potenció los conceptos políticos griegos” (p.54).res publica romana
Ahora bien, una cosa es la forma del orden político, que en Europa ha sido casi siempre republicana, y otra muy distinta, la forma del mando político. Una cosa es el orden político y otra cómo se constituye su mando. Dicho de otro modo, no es lo mismo el que manda que aquellos a los que manda, y todavía hoy seguimos inmersos en esta confusión.
Las formas del Gobierno “son los tipos en que se institucionaliza el gobierno del orden político desde un punto de vista formal” (p.43), se basan en la moralidad (êthos) de un grupo determinado e implican el modo concreto de elección del que manda. Tradicionalmente se distinguen las formas de gobierno puras de las impuras. Las puras son “la Monarquía, que es el mando de uno solo ordenado al bien común cuyo ideal es el filósofo rey de Platón; la Aristocracia es el mando de varios, los mejores, los aristoi, los virtuosos; y la Democracia es el mando del pueblo en su conjunto” (p.44). Las formas de gobierno impuras son la perversión de las puras y son tantas como repúblicas corruptas ha habido en la historia, cada una con su propia forma, aunque sí se puede hacer una tipología: por ejemplo, la corrupción de la Monarquía puede dar lugar a una monarquía Absoluta, Constitucional o Parlamentaria, el Principado, el Presidencialismo, Tiranía, etc. La corrupción de la Aristocracia puede dar lugar a la Oligarquía, la Timocracia, la Tecnocracia, Burocracia, etc. Y la corrupción de la Democracia puede devenir en Oclocracia (gobierno de la plebe), la Democracia social o la Democracia totalitaria. Tocqueville habló, por ejemplo, de la tiranía de la mayoría.
Ahora bien, como señala Dalmacio Negro, se ha de distinguir entre el orden político y el gobierno. La república, res publica, puede gobernarse monárquica, aristocrática o democráticamente y, por lo tanto, es “falsa la oposición entre la República y la Monarquía como si fuesen dos formas políticas, de régimen, radicalmente contradictorias. En la tradición occidental, la República es la forma natural del régimen, del orden político, y la oposición entre Monarquía y República hay que entenderla en la perspectiva de las formas europeas en contraste con las de otras culturas y civilizaciones” (p.54).monarquia medieval
Cuando algunos, de derechas y de izquierdas, del centro, de arriba y de abajo, desean una república para España aciertan, porque históricamente es la forma del orden que nos es propia y la que mejor concilia la politicidad natural del hombre con la historicidad de lo político. Pero cuando algunos, también de un lado y del otro, rechazan que el gobierno de la república pueda ser monárquico, se equivocan en lo fundamental, que es la distinción entre el orden político y su gobierno.

La pregunta hoy, ahora, es que qué orden tenemos si no es republicano, y cuál es la mejor forma de Gobierno que le corresponde a eso que tenemos hoy y que no es una república. La pregunta está abierta, demasiado abierta, pero si una pregunta se plantea mal, es imposible llegar a una respuesta acertada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s