El liberalismo en España. Una antología. Dalmacio Negro

El Liberalismo en España. Una antología. Dalmacio Negro. Unión Editorial, Madrid, 1988. 355 pp.

El liberalismo se puede definir como el intento de limitar las facultades del mando político para garantizar el ejercicio de las libertades públicas, pero como toda definición política, necesariamente sujeta a las realidades históricas, se presta mal a una conceptualización demasiado estática. Por esta razón, Dalmacio Negro prefiere hablar de tres liberalismos distintos en España: el ideal, el posible y el imposible.cortes de cadiz

El liberalismo en España tiene una particularidad respecto a los de nuestros vecinos europeos, y es que, en lugar de nacer como reacción contra la monarquía, lo hace como un levantamiento popular contra el usurpador Bonaparte y para restaurar en el poder al rey legítimo. Así que, mientras que en Europa los liberales quitan al rey, en España lo reponen. Este hecho, que arranca con la Guerra de Independencia (1808), marca un primer liberalismo español, que tomará forma en la ciudad de Cádiz con la Constitución de 1812. Se trata de un liberalismo ideal, más preocupado por las ideas que por la realidad histórica. Es abstracto en sus planteamientos y contradictorio en su ejecución. Sujeto al debate sobre la soberanía de la nación, propone la soberanía del rey; habla del pueblo y solo cuenta con la sociedad cortesana y la altísima burguesía; clama por la democracia y solo da participación a los títulos. Pero aun así es interesante, y al decir de Dalmacio Negro, el liberalismo sea quizás la realidad política española que más merezca la pena en los dos últimos siglos. Es interesante porque es el intento de un pueblo por dotarse de una forma política que tenga en cuenta su libertad, el ideal de gobierno y las instituciones históricas y verdaderamente representativas de la libertad política.

La Monarquía Hispánica, como forma política original de España, fundada por los Reyes Católicos, actuó como mito político animando las acciones y discursos de la mayoría de los diputados doceañistas porque, es justo decirlo, la verdadera reacción era contra el absolutismo y la sociedad cortesana, y no contra la tradición española, al menos hasta los últimos Austrias. El problema era que la realidad “hispánica” quedaba lejos en el tiempo y que la acción absolutista de los Borbones había erosionado enormemente las instituciones representativas, quedando ya solo pequeños vestigios en algunas regiones de España, pero prácticamente sin vida política efectiva.rey felon

Lamentablemente no dejó de ser un intento frustrado por diversas razones. La primera y más relevante fue que la monarquía, en lugar de volverse liberal como la francesa, reclamó su poder absoluto, y conspiró por sus intereses dinásticos. El liberalismo original, como levantamiento popular, sin un ideario construido, necesitaba del apoyo institucional para poder tomar cuerpo político. Pero era claro que los liberales disgregados no podrían hacer frente a la resistencia que le oponía la monarquía, a los poderes establecidos y a su propia desunión.

En 1834, con el Estatuto Real, se levanta acta de defunción de la Monarquía Hispánica y comienza, según Dalmacio Negro, el “liberalismo posible”, más sujeto a la realidad histórica española y muy influido por las ideas constitucionales moderadas de ingleses y franceses como Burke, Bentham, Constant y los liberales doctrinarios. Dando por hecho que había un poder político concentrado y centralizado en la Monarquía de los Borbones, lo más práctico sería afrontar su división y limitación al modo de la Charte francesa de 1814, que en realidad lo que hacía era plantear una Monarquía Cosntitucional. División de poderes, bicameralismo, libertades públicas, de opinión, de prensa y religiosa, sufragio censitario y protección de la propiedad. Pero la monarquía no cooperó en esto y, al contrario que la francesa, que asumió que debía hacerse liberal, se resistió al cambio produciendo el efecto de una polarización de las facciones liberales, una moderada y la otra progresista, triunfando esta última e imposibilitando así la llegada al poder de un liberalismo moderado. La Iglesia quedó próxima a la monarquía, en una suerte de regalismo antiguo que, inopinadamente, la posicionó como adversaria real del liberalismo.

Entre 1834 y 1874 se produce, por distintos factores, una separación cada vez mayor del Estado y la Sociedad, que como pueblo quedó marginada en lo político y, en gran parte, en lo económico. No se consolidó una clase media, el poder se repartió entre la sociedad cortesana nacida al abrigo de los privilegios de la monarquía y la educación y las virtudes políticas se deterioraron enormemente. La sociedad, maltratada y marginada, quedaba demasiado fragmentada como para intentar una reforma política moderada.guerra carlista

1874 y la Restauración fueron el escenario de las divisiones sociales y de la polarización de un país que ya no encontraría la paz en los equilibrios políticos. La dictadura militar de Primo de Rivera no consiguió apuntalar el edificio en ruinas y la Segunda República fue solo el preámbulo del gran fracaso de las políticas españolas decimonónicas: la Guerra Civil, la fractura social de un pueblo y el fracaso del Estado. Así, según Dalmacio Negro, “el liberalismo ha sido más una aventura que un auténtico régimen político y su gran tragedia fue la coincidencia del orto de la idea liberal con la descomposición final de la forma política tradicional hispana”.

La obra incluye un estudio introductorio de 115 páginas elaborado por Dalmacio Negro y una interesante antología de textos muy significativa de los diferentes momentos liberales que ayuda a acercarse sin gran dificultad al liberalismo español.

Anuncios

Un comentario el “El liberalismo en España. Una antología. Dalmacio Negro

  1. Pingback: “El liberalismo triste”. Carlo Gambescia. | Seminario de Estudios Políticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s