Programa de radio “Platón regresa a la Caverna”

Presentamos el programa de radio “Platón regresa a la Caverna” organizado por el profesor y miembro del Seminario, Domingo González Hernández.
PROGRAMA DE CADENA IBÉRICA PRESENTADO POR DOMINGO GONZALEZ, DONDE SE ENCUENTRA UN ANÁLISIS CRITICO, PENSAMIENTO E IDEAS
 
Sobre la muerte del pensamiento y la corrección política:
Sobre Nicolás Gómez Dávila:
Sobre el marxismo:

Votar como participación en un acto de aclamación (Ernst Jünger)

 

Publicamos un texto del pensador alemán, Ernst Jünger, sobre el sentido del votar, del voto en blanco o nulo y de la abstención como forma de participar políticamente.

[Texto extractado de La Emboscadura, Barcelona, 1988, caps. 2 y 3]

Vivimos en unos tiempos en que continuamente están acercándose a nosotros poderes que vienen a hacernos preguntas, a plantearnos cuestiones.

Y esos poderes no están llenos únicamente de un afán ideal de saber. Al aproximarse a nosotros con sus cuestiones, lo que de nosotros aguardan no es que aportemos una contribución a la verdad objetiva; más aún, ni siquiera aguardan que contribuyamos a la solución de los problemas. A lo que esos poderes conceden valor no es a nuestra solución, sino a nuestra contestación a las preguntas que nos hacen. Esta diferencia es importante. Aproxima la cuestión al cuestionario, la interrogación al interrogatorio.

Eso puede estudiarse bien en la evolución que lleva de la papeleta del voto al folio del cuestionario. La papeleta de voto tiene como objetivo verificar unas relaciones numéricas y evaluarlas. Pretende averiguar qué es lo que el votante quiere, y el proceso electoral se orienta a que esa voluntad del votante pueda expresarse con limpieza, sin sujeción a influencias ajenas. De ahí que la votación vaya acompañada también de un sentimiento de seguridad y aun de un sentimiento de poder, tal como corresponde a un acto libre de la voluntad ejecutado en derecho.

[…] El votante en que aquí estamos pensando se acercará, pues, a la urna con unos sentimientos enteramente distintos de aquéllos que experimentaban su padre o su abuelo. Desde luego que hubiera preferido con mucho mantenerse alejado de la urna; ahora bien, en ese alejamiento se hubiera expresado una respuesta inequívoca. Pero también aparece peligrosa la participación, puesto que no debe olvidarse que existe la dactiloscopia, la ciencia de las huellas digitales, y también unos métodos estadísticos muy sutiles. ¿Por qué, pues, votar, es decir, elegir, en una situación en que ya no queda elección?

CVjQN6CXAAQliLi.jpg-large

España: ¿En serio?

La respuesta que a esta pregunta se da es que, al ofrecerle a nuestro votante la papeleta de voto, se le ofrece la ocasión de participar en un acto de aclamación.

No a todo el mundo se lo considera digno de semejante ventaja – así, en las listas faltarán, sin ningún género de duda, los nombres de los innumerables desconocidos de los que se reclutan los nuevos ejércitos de esclavos. De ahí que el votante acostumbre a saber qué es lo que de él se aguarda. Hasta aquí las cosas están claras. A medida que van desarrollándose las dictaduras, van reemplazando también las elecciones libres por los plebiscitos. Pero el ámbito abarcado por éstos es mayor que el que, con anterioridad a ellos, ocupaban las elecciones. Lo que ocurre es, más bien, que la elección misma se convierte ahora en una de las modalidades del plebiscito.

[…] Pero en los sitios donde el plebiscito se disfraza con la modalidad de las elecciones libres se concederá valor a mantener secreto su carácter de plebiscito. La dictadura pretende de ese modo aducir una demostración no solamente de que se apoya en la mayoría, sino de que el aplauso de ésta tiene al mismo tiempo sus raíces en la libre voluntad de cada cual. El arte del caudillaje no consiste sólo en plantear bien la pregunta, sino, a la vez, en escenificarla bien, en su puesta en escena; y ésta es un monopolio. La puesta en escena tiene la misión de presentar el proceso como un coro avasallador, que mueve a terror y admiración.

Ernst

Hasta aquí las cosas parecen clarísimas, aunque a un espectador de cierta edad le resultan desde luego novedosas. El votante se ve confrontado a una pregunta tal, que resulta recomendable contestarla en el sentido deseado por quien la hizo, y ello por motivos aplastantes. Pero la verdadera dificultad está en que al mismo tiempo debe conservarse la ilusión de la libertad. Con ello la cuestión desemboca en la estadística, como en ella desembocan todos los procesos morales que se dan en estos ámbitos. Vamos a ocuparnos en sus detalles con cierto detenimiento. Ellos serán los que nos conduzcan a nuestro tema.

Unas votaciones en las cuales el cien por cien de los votos concuerde con lo deseado es una cosa que casi no plantea ninguna dificultad desde el punto de vista técnico. Ya ha habido casos en que se ha alcanzado esa cifra; incluso se han dado casos en que se la ha sobrepasado, al aparecer en algunos distritos electorales un número de votos mayor que de votantes. Lo que tales incidentes ponen de manifiesto son fallos en la dirección escénica, fallos que no todas las poblaciones están dispuestas a consentir.

En los sitios en que operan propagandistas más sagaces, las cosas se presentan más o menos de la manera siguiente: El cien por cien: una cifra ideal y, como todos los ideales, algo que nunca puede alcanzarse. Pero es posible acercarse a esa cifra – de modo muy similar a como en los deportes cabe acercarse en fracciones de segundo o de metro a ciertos records que también son inalcanzables. Una muchedumbre de cálculos complicados es lo que a su vez determina en qué grado cabe acercarse al ideal.

Resultado elecciones 1937, bajo Stalin

Resultado elecciones 1937, bajo Stalin

En aquellos sitios donde las dictaduras están ya firmemente asentadas, un noventa por ciento de «síes» sería algo que se apartaría demasiado del ideal. No cabe confiar en que a las masas se les ocurra la idea de que en todo diez por ciento se oculta un enemigo secreto. En cambio, una cifra de votos nulos y de «noes» que se moviese en torno al dos por ciento sería no sólo soportable, sino también favorable. Pero nosotros no vamos a considerar ese dos por ciento como algo residual ni a dejarlo, por tanto, de lado. Ese dos por ciento merece que le dediquemos un estudio detallado. Precisamente en los residuos es donde hoy en día se encuentran las cosas, insospechadas.

Resultados elecciones generales España 2011

Resultados elecciones generales España 2011

El provecho que de ese dos por ciento saca el organizador de las elecciones es doble: por un lado, ese dos por ciento otorga curso legal al restante noventa y ocho por ciento de los votos, pues testifica que cada uno de los que votaron de este último modo podría haber votado en el mismo sentido en que lo hizo aquel dos por ciento. Con ello adquieren valor los «síes», se convierten en algo auténtico y que tiene completa validez. Para las dictaduras es importante demostrar que en ellas no está extinguida la libertad de decir «no». Este es uno de los máximos cumplidos que cabe rendir a la libertad.

[VÍDEO: Elecciones en la URSS en 1987. Con urnas, cabinas para voto secreto, posibilidad de tachar el candidato propuesto, votar en contra y escribir el nombre de cualquier persona. ¿Era un régimen representativo?]

La segunda ventaja de ese dos por ciento que estamos estudiando consiste en que mantiene el movimiento continuo del que no pueden prescindir las dictaduras. Tal es el motivo por el que éstas suelen presentarse siempre a sí mismas como un «partido», cuando en realidad eso es absurdo. Si se alcanzase el cien por cien de los votos, se alcanzaría el ideal. Pero esto traería consigo los peligros que siempre van anejos al cumplimiento pleno de algo. También es posible dormirse en los laureles de la guerra civil. En presencia de toda gran fraternización es preciso preguntarse: pero el enemigo ¿dónde está? Tales inclusiones son al mismo tiempo exclusiones – exclusiones de un tercero, de un tercero al que se odia, pero del que no es posible prescindir.

La propaganda ha de recurrir a una situación en la cual, ciertamente, al enemigo del Estado, al enemigo de la clase, al enemigo del pueblo se le han propinado recios golpes en la cabeza y aun se lo ha convertido casi en una cosa ridícula, pero que, a pesar de ello, todavía no se ha extinguido del todo. Las dictaduras no pueden vivir de la adhesión pura, si al mismo tiempo el odio y con él el terror no procuran los contrapesos. Ahora bien, el terror se tornaría absurdo si los votos fueran buenos en un cien por cien; en ese caso el terror golpearía únicamente a hombres justos. Este es el segundo significado que posee el aludido dos por ciento. El es la demostración de que los buenos son, sí, una inmensa mayoría, pero no se hallan enteramente libres de peligros. En cambio, cabe suponer que, en presencia de una unidad tan convicta, solamente una contumacia muy especial puede negarse con su comportamiento a participar en aquélla. Quienes así actúan son saboteadores que utilizan la papeleta de voto -¿y qué hay más sencillo que pensar que tales individuos pasarán a otras formas de sabotaje, si se les presenta la ocasión ?

Captura de pantalla 2015-12-06 a las 17.14.48Este es el punto en que la papeleta de voto se transforma en folio de cuestionario. Aquí no es necesario suponer que vayan a exigirse responsabilidades individuales por la respuesta dada, mas de lo que sí se puede estar seguro es de que existen relaciones numéricas. Se puede estar seguro de que ese dos por ciento aparecerá también, de acuerdo con las reglas de la doble contabilidad, en unos registros diferentes de los de la estadística electoral; aparecerá, por ejemplo, en las listas de nombres de los presidios y de los campos de trabajo, o en aquellos lugares donde es Dios el único que cuenta las víctimas.

Tal es la segunda función que esa diminuta minoría desempeña con respecto a la inmensa mayoría – la primera función consistía, como hemos visto, en ser la minoría la que otorgaba valor, más aún, realidad a la mayoría del noventa y ocho por ciento. Más importante que esto es, empero, lo siguiente: nadie desea que lo cuenten entre ese dos por ciento; ese dos por ciento pone a la vista un insidioso tabú. Al contrario, cada cual otorgará importancia a que se difunda bien difundido que el voto emitido por él ha sido un voto bueno. Y si el individuo en cuestión formase por acaso parte del mencionado dos por ciento, ocultará eso aun a sus mejores amigos. Otra ventaja del aludido tabú consiste en que está dirigido también contra la clase de los que no votan, contra los que se abstienen.

La actitud consistente en no participar en las elecciones es una de las que llenan de inquietud a Leviatán; pero quien es ajeno al asunto tiende a sobreestimar la posibilidad de la abstención.

A la vista de los peligros que la amenazan, esa actitud se esfuma con rapidez. Siempre podrá contarse, pues, con una participación casi total en las elecciones, y no será mucho menor el número de los votos emitidos en el sentido deseado por quien hizo la pregunta.

NOTICIA: Presentación libro El Estado como rival de la familia.

Presentación del libro El Estado como rival de la familia.

Desde el Seminario de Estudios Políticos, consideramos que puede ser interesante para nuestros seguidores la presentación de este libro el miércoles 27 de mayo  a las 19:30h, en la sede del Instituto de la Familia (USP-CEU).

Carlos Rodríguez Braun, catedrático de Historia del Pensamiento Económico (UCM) llevará a cabo la presentación del libro El estado como rival de la Familia (Francisco J. Contreras, Ed.), que es fruto del trabajo de anteriores Jornadas del Instituto de la Familia.

Además de él intervendrán:

Alejandro Macarrón, Fundación Renacimiento Demográfico

Óscar Vara, Profesor de Teoría e Historia Económica (UAM)

Francisco Contreras, Catedrático de Filosofía del Derecho (U.Sevilla)

Elio Gallego, Profesor agregado de Filosofía del Derecho y director del Instituto de la Familia, USP-CEU.

Miércoles 27 de mayo a las 19:30h, Instituto de la Familia, Universidad CEU-San Pablo, C/ Julián Romea 20,  28003, Madrid.

http://www.institutofamilia.ceu.es

image001

 

NOTICIA de EL Imparcial: Un alto mando del Ejército del Aire “censura” una conferencia de Antonio García-Trevijano

19/05/2015@15:27:35 GMT+1
Por EL IMPARCIAL
Una conferencia de Antonio García-Trevijano, prevista para este miércoles en Madrid, ha sido suspendida por el colegio militar que la iba a acoger por presiones recibidas de un alto mando del Ejército del Aire, explica el abogado.

Antonio García-Trevijano ha denunciado a este periódico la suspensión de una conferencia que iba a impartir este miércoles en el Colegio Mayor Barberán, en la Ciudad Universitaria de Madrid. La charla iba a contar con la asistencia de Luis María Anson, Pedro J. Ramírez o Jaime Peñafiel, entre otros destacados asistentes.

García-Trevijano cuenta que iba a hablar de la unidad nacional, el porvenir de España y su futuro político, así como de Podemos y Ciudadanos, a los que critica por presentarse como alternativa “sin haber hecho nada que vaticine un cambio institucional”.

La conferencia, explica, ha sido “censurada” por la presión que ha ejercido un alto mando del Ejército del Aire a Luis Miguel Margüenda Tejera, director del colegio militar donde iba a celebrarse. La dirección del centro, cuya administración depende de Defensa, pero no su actividad educativa, adscrita a la Universidad Complutense, ha cedido así al requerimiento militar “por la proximidad de las elecciones y su posible trascendencia a los medios de comunicación”.

“Prometía ser un acto multitudinario, pero no han querido darle notoriedad”, cuenta el abogado, que se lamenta de que gente que había confirmado su asistencia, incluso llegada desde Canarias, no pueda asistir a escucharlo pese a que ha intentado sin éxito ponerse en contacto con el alto mando militar para tratar de convencerlo.

Los organizadores de la charla contemplan la posibilidad de que el Ateneo acoja la conferencia, que se celebrará próximamente.

Este periódico se ha puesto en contacto con el Colegio Mayor Barberán para conocer su punto de vista. En el momento de la publicación de esta información todavía no se ha obtenido una respuesta.

FUENTE: http://www.elimparcial.es/noticia/151428/nacional/Un-alto-mando-del-Ejercito-del-Aire-censura-una-conferencia-de-Antonio-Garcia-Trevijano.html

de seminarioestudiosldc Publicado en Noticias
Minientrada

Se avisa de que ni hoy día 18 de Mayo, ni el próximo día 25 habrá Seminario de Estudios Políticos.

Eventos de posible interés:

El próximo miércoles 20 de mayo, a las 13:30 h., en la sede del Instituto CEU de Estudios de la Familia (C/ Julián Romea, 20 de Madrid) tendrá lugar la 5ª sesión del Seminario Permanente sobre la Familia con la conferencia «Reflexiones sobre la paternidad», a cargo de Leonardo Rodríguez Duplá,

QUEDA CANCELADA la conferencia del miércoles 20 de Mayo, de Antonio García-Trevijano en el Colegio Mayor Barberán sobre “El porvenir de España”.

El mismo día 25 de Mayo, a las 19:00 horas, presentación del libro “La razón conservadora” de Pedro González Cuevas en la Real Academia de Ciencias Políticas.

Invitación_Razón_Conservadora_dig

AVISO: Sesiones seminario

de seminarioestudiosldc Publicado en Noticias
Minientrada

Tenemos el gusto de anunciar que reiniciaremos las sesiones del seminario sobre pensamiento político el próximo lunes día 17 de noviembre en el aula 1.11 de la Facultad de Derecho de la Universidad San Pablo CEU. Bajo la dirección de Don Dalmacio Negro, continuaremos comentando el libro “Historia de las formas del Estado”, capítulos 17 y 18.

Para los que no puedan asistir intentaremos seguir publicando documentos audiovisuales que resuman lo tratado.

Sin otro particular, reciban un cordial saludo,

Secretaría “Seminario EP-LDC”

 

Retomamos las sesiones del “Seminario de Pensamiento Político LDC”

de Armando Zerolo Publicado en Noticias

Prolegómenos a toda política futura que pueda presentarse como alternativa

Por Alonso Muñoz Pérez

5852582-L“…añadiremos que cuando un pueblo ha sido dirigido durante mucho tiempo por una aristocracia cerrada o semicerrada, es casi inevitable que en ella nazca y se acentúe un espíritu de cuerpo o de casta por el cual sus miembros se creen infinitamente superiores al resto de la humanidad. Este orgullo, que a menudo es acompañado de una cierta frivolidad espiritual y de un culto excesivo a las formas exteriores, hace de tal modo que fácilmente aquellos que están en lo alto crean que todo les deba ser espontáneamente debido, sin que ellos tengan deber alguno respecto de los que están fuera de su casta. Éstos son considerados como meros instrumentos ciegos de sus miras, sus pasiones y sus caprichos…”.

Esto afirmaba el pensador político italiano, Gaetano Mosca, en sus Elementos de ciencia política (1895) al analizar las formas y organizaciones de la clase política (Parte II, cap. IV, VI). Cualquiera que tenga contacto no ya con el mundo político sino con el simple mundo de la empresa o de cualquier organización reconocerá en los de arriba el espíritu de cuerpo (o de casta) antedicho: orgullo, frivolidad espiritual, culto a las formas exteriores, exigencia irresponsable a los inferiores. Es una especie de fariseísmo político, propio de los actuales cuadros dirigentes en España.

Así, hoy nos encontramos entre la Caribdis del oligarquismo neo-franquista del 78 y la tentadora Escila de un revival del alegre festival del 89 (de 1789). La responsabilidad de este impasse no está del lado de los nostálgicos del Terror jacobino. Más bien la responsabilidad de esta situación política proviene, según nos relata Michael Burleigh, de:

“las deficiencias y limitaciones de los partidos existentes. [Éstas] deben de ser sin duda las causas que explican en parte el éxito extraordinario de los nacionalsocialistas, que a partir de 1928 pasaron de un apoyo de poco más del 2 por ciento de los votos, que no les daba derecho ni a un solo escaño en el Parlamento alemán, a más del 37 por ciento cuatro años más tarde” (El Tercer Reich. Una nueva historia, Madrid, Taurus, 2002, p. 95).portada-tercer-reich_med

Por tanto, y a falta de una alternativa real (y sensata) a día de hoy, nos queda sólo el terreno de la posibilidad. Así, nos preguntamos more kantiano, por las condiciones necesarias que debería reunir la realidad para dar a luz una política alternativa al actual cul-de-sac de nuestra vida colectiva. Estas condiciones son dos: organización y visión política.

1. En efecto, en primer lugar, esa posible alternativa requerirá, como evidencia cartesiana de la acción política, un Nosotros. No me refiero a una masa de sans-mileuristes, sino a un grupo más o menos reducido que medianamente organizado, pueda aglutinar un cambio político. Esta claro que sin sujeto colectivo no hay acción colectiva y por tanto al Cogito ergo sum del plano antropológico, le deberá suceder en analogía un Actúo con otros luego existo. O más sencillamente, en términos mosquianos, una mínima organización. Mas esta evidencia de Perogrullo nunca podrá darse sin un elemento cognitivo. Es más, hoy en día hay que señalar: imposible sin un elemento intelectual. Y es en este paso donde las buenas intenciones de mucha gente naufragan repetidamente. Pues no es una exigencia evidente.

14075729915953

Mariano Rajoy pone de su propia mano al lado de “Presidencia del Gobierno” un “Yo” rodeado con un círculo. La interpretación más benévola es que tiene problemas de memoria.

En las legislaturas Zapatero pudimos asistir al auge y caída -aunque muchos todavía no se han dado cuenta de esto último, ni han sacado la correspondiente lección- del hazteoirismo. Grandes movilizaciones que, sin duda, implicaban una organización y una gran movilización de sectores sociales hasta entonces alejados de toda implicación política e incluso pública. El resultado ha sido: nada de lo de Zapatero ha cambiado y la tercera legislatura de Zapatero Segundo (alias Mariano “Yo presidente” Rajoy) avanza viento en popa a la porra España. Además la tentación de la guillotina es cada vez más comprensible y, según algunas opiniones publicadas y encuestas cocinadas, cada vez más popular. Así la granja España se debate entre quedarse con el Napoleón conocido o apoyar al Snowball por conocer. Sin embargo, lamento tener que dar la noticia, ambos aspiran a lo mismo y pertenecen a la misma especie gobernante de la orwelliana Rebelión en la Granja. Hoy en día, no hay alternativa política (sensata). Pero no por falta de organización de los sensatos que por aquí queden, sino porque nadie ha presentado algo distinto, no digo ya mejor. Entre la siesta anglo-socialdemócrata de la actual castita y el ensueño del leninismo bananero no hay alternativas que no sean como mucho las personalísimas o cosméticas.

2. Eso nos lleva, en segundo lugar, a que el problema, queridos compatriotas hispanos, es intelectual: mientras no resolvamos qué significa lo público, qué problemas tiene la forma política estatal y qué modos modernos (vade retro tradicionalismo esteticista) de vida colectiva necesitamos, nunca podremos salir de esta polaridad estéril. Son, sin embargo, muy pocos los que están dispuestos no ya a embarcarse, sino tan siquiera a apoyar la reflexión política intelectual que pueda dar el imán intelectual y estético a toda organización que aspire a un discurso propio. En mi opinión dicha reflexión podría salir de dos grupos sociales: los católicos con inquietud intelectual y los desencantados de las religiones políticas. De donde, por definición, no podrá salir una alternativa es de los “católicos” comprometidos en salvar el sistema y de los creyentes en algún sucedáneo de religión política, sea esta el liberalismo anglo -Qué alegría cuando me dijeron, vamos a trabajar a Londres o a Nueva York- o el Zozialismo del siglo XXI, que es como el del XIX pero con el palo en otro sitio.

Esto significa, uniendo la condición primera con la segunda que hemos de organizarnos para pensar. Pensar qué es una economía real y no la irracional de deuda y gasto estatal irresponsable. Pensar qué es el Derecho hoy en día y si, por ejemplo, se puede hacer un sistema jurídico al margen del estatal. Pensar cómo afrontar la necesidad de atención médica desde algo que no sea una burocracia de protocolos anónimos (estatales). Pensar en cómo vamos a educar a nuestros hijos y no sólo renunciar a la procreación a favor de un mayor tiempo para consumir. Pensar qué sentido tiene la Universidad, además de cumplir con probidad prusiana y conciencia luterana el ciclo de la gestión de calidad (ISO 14000). Pensar si hay modos de retejer el espacio de lo público, desde hace mucho tiempo expropiado y -lo que es peor- destruido por el “mundo administrado”.Image760

A los desengañados de las religiones políticas hay que decirles que no caigan en el escepticismo o en el cinismo amargado. Que tampoco caigan en la melancolía del individualismo. Hay quien os comprende y quien os espera para pensar juntos muchas cosas. A los católicos con cierta inquietud intelectual hay que decirles que no se dejen seducir por esas mismas tentaciones. Con el estrambote del deber de resistirse a reducir todo al buen comportamiento moral. Y a salvarme yo y el resto qué le vamos a hacer.

Como motivación a contrario, si alguien quiere saber qué nos deparará el futuro si no nos organizamos para pensar juntos con esperanza, no tiene más que ver la Alemania de Weimar: los creyentes burgueses fagocitados, los intelectuales o aislados en la cárcel de su propio Yo o entregados a legitimar las injusticias más perversas, la clase política entre la socialdemocracia oligárquica o la nueva oligarquía völkisch, la de la revolución nacional popular. Así que como dijo Orwell en su última entrevista, ya enfermo de tuberculosis en su lecho de muerte,

“la moraleja que hay que sacar [de la posibilidad de que 1984 sea nuestro futuro] es muy sencilla”. Y volviéndose a la cámara, mirando al espectador señala: “Don’t let it happen! It depends on you”. No dejes que ocurra. Depende de ti.

¿Nos atreveremos a entregarnos al pensamiento como acción política eficaz para toda política futura que pueda presentarse como alternativa?

Minientrada

Acto en el Ateneo de Madrid: La Política en los filósofos del personalismo.

 

Conferencias:

“¿Qué es lo que Podemos? Reflexiones desde el Personalismo” por Juan Manuel Burgos Velasco, Profesor Titular de Filosofía de la Universidad San Pablo CEU, Presidente de la Asociación Española de Personalismo y de la Asociación Iberoamericana de Personalismo

“Política y bien común” por Teresa Cid Vázquez, Doctora en Derecho por la Universidad Complutense y Profesora de Pensamiento Político y Cultural en la Facultad de Derecho de la Universidad San Pablo CEU

“La persona y lo público: ¿politización del fuero interno o personalización del foro externo?” por Alonso Muñoz Pérez, Licenciado en Ciencias Políticas y en Filosofía, Máster en Política y Democracia (UNED), Doctorando y Profesor Asociado de Ciencia Política en la Facultad de Derecho en la Universidad S. Pablo CEU

“El compromiso político en el Personalismo Comunitario a los 100 años de la muerte de Charles Péguy” por Juan Carlos Vila Alonso, Licenciado en Filosofía, Doctorando y Experto en Personalismo

” Valores del Personalismo Comunitario aplicados a la Política” por Antonio Piñas Mesa, Profesor Titular de Filosofía, Antropología y Filosofía del Hombre, Universidad San Pablo CEU

Presenta: Victoria Caro Bernal, Secretaria de la Sección de Filosofía

Sala Nueva Estafeta

Miércoles, 9 de julio de 2014 – 19:00

http://www.ateneodemadrid.com/index.php/esl/Agenda/Actividades/IX-Jornada-de-Humanismo-Personalista.-La-Politica-en-los-filosofos-del-Personalismo

Cartel - La Política en los filósofos del Personalismo

IX Jornada de Humanismo Personalista: La política en los filósofos del personalismo

Minientrada

Publicamos una carta de Myroslav Marynovych, amigo de los redactores de este blog, antiguo prisionero político en un gulag soviético, y actual vicerrector de la Universidad Católica de Ucrania, por su actualidad e interés.

What can Ukraine expect from the West now?

I write to you as a former prisoner of conscience of the Brezhnev era. All other titles are rapidly losing sense in the light of the bleeding Ukrainian Maidan.

All my life I admired Western civilization as the realm of values. Now I am close to rephrasing Byron’s words: “Frailty, thy name is Europe!” The strength of bitterness here is matched by the strength of our love for Europe.

If it still concerns anybody in decision-making circles, I may answer the question in the title.

First and foremost, stop “expressing deep concern”. All protestors on the Maidan have an allergy to this by now in these circumstances senseless phrase, while all gangsters in the Ukrainian governmental gang enjoy mocking the helplessness of the EU.

Take sanctions. Don’t waste time in searching for their Achilles’ heel: it is the money deposited in your banks. Execute your own laws and stop money laundering. The Europe we want to be part of can never degrade the absolute value of human lives in favor of an absolute importance of money.

Also cancel Western visas for all governmental gangsters and their families. It is a scandal that ordinary Ukrainians living their simple lives have to provide their ancestors’ family trees to obtain a visa while ruling criminals guilty of murder, “disappearances”, and fraud in the eyes of the whole world enjoy virtually free-entry status in Europe.

Do not listen to Yanukovych’s and Putin’s propagandistic sirens. Just put cotton in your ears. Be able to decode their lie; otherwise they will decode your ability to defend yourself.

Instead, listen to Ukrainian media sacrificing their journalists’ lives to get truthful information. Do not rely so much upon the information provided by your special correspondents in other countries who come to Ukraine for a day or two. Hire Ukrainians who live in this country to translate the Ukrainian cry of pain. Secure money for that right now instead of waiting for funds from next year’s budget.

Come to Ukrainian hospitals and talk to so-called “extremists” who want to “subvert the legitimately elected government,” those who have “cruelly beaten” policemen and “deliberately” blasted explosives to wound themselves.  Yes, the face of war is cruel. But, arriving at the Maidan, these people repeated almost literally what King George VI said to his people on the 3 September 1939: “We have been forced into a conflict, for we are called… to meet the challenge of a principle which, if it were to prevail, would be fatal to any civilized order in the world.”

Go out of your zone of comfort!  Just recall the coddled ancient Romans who refused to do that in time. Cajoling Putin won’t bring you security. Letting him take control over Ukraine could make the world peace even more vulnerable. A Ukraine divided by force won’t bring the world peace, just as a Poland and Germany divided by force didn’t bring peace to the world.

Let us conclude in solidarity with the King and the Ukrainian people: “The task will be hard.  There may be dark days ahead, and war can no longer be confined to the battlefield, but we can only do the right as we see the right, and reverently commit our cause to God.  If one and all we keep resolutely faithful to it, ready for whatever service or sacrifice it may demand, then with God’s help, we shall prevail.”

Myroslav Marynovych

19 de febrero de 2014

What can Ukraine expect from the West now? Myroslav Marynovych

de Armando Zerolo Publicado en Noticias