seminario Dalmacio

Cap XVII. 1. Del mito contractualista al laicismo.

Vídeo correspondiente a la sesión de 20 de febrero de 2014.

La revolución francesa rompió con la concepción del orden natural por creación emergiendo el principio de inmanencia con su nuevo naturalismo homogeneizador. Atacó al Pueblo de Dios como el cuerpo místico de Cristo con intención de destruirlo. Introdujo así un cambio en la mentalidad dirigiéndola hacia el colectivismo.
Theos es Dios y theios es lo divino. Hablar pues de una ateiología quizá sea un poco exagerado, pues es hablar del simple nihilismo. No obstante, la Revolución francesa lo que hace es romper con la concepción del hombre natural. Aparece la inmanencia, sobre la que descansará todo poder. La Revolución atacó al Pueblo de Dios como el cuerpo místico de Cristo con la intención de destruirlo. Se introduce un cambio en la mentalidad, dirigiéndola hacia el colectivismo, contrario al cristianismo que es personalista. Hayek hizo una distinción entre el verdadero y el falso individualismo. Por un lado está el individualismo proveniente del estado de naturaleza, y por otro el individualismo cristiano ya que, a pesar de la socialidad explítica en la religión cristiana, el que se salva al final es siempre el individuo…

Historia de las formas del Estado - portada libro

Cap. XVI (b): La gran Revolución

Capítulo XVI (b): La Gran Revolución

La Revolución es una contrarrevolución porque va contra la Historia, contra el pasado. Es la Nación política que se levanta contra la Nación histórica o cultural. El progresismo implica querer dominar y cambiar la Historia. Por eso va además contra el cristianismo, pues la historia europea no se entiende sin él.

2014-01-30 17.53.52

En comparación con el modelo político inglés, siempre se sostuvo que Inglaterra mantuvo la tradición mientras que en Francia fue abolida. Hume decía que Inglaterra era más liberal porque había más libertad política y en Francia, en cambio, había más justicia debido del Estado, aunque fuese a costa de la libertad.

El dirigismo de la monarquía despótica fue el que empezó a servirse de la legislación como instrumento del mando político. Fue por medio de un proceso tenue, que apenas se percibe, en el que la monarquía empieza a servirse de la legislación para mediar conflictos y neutralizarlos, hasta el momento en que, con la Revolución, la legislación sustituye de facto al Derecho. La legislación es lo contrario del Derecho y hoy todo lo que llamamos Derecho no es más que legislación, son las leyes del Estado. El llamado derecho tributario, por ejemplo, es todo legislación, puramente técnica.

La ciudad contra el campo

El Estado se opone al autogobierno y responde a una visión urbana de la política. El Estado propició el afianzamiento de las ciudades, empezando por la creación de las capitales. París es el caso más paradigmático de una ciudad que va creciendo a la par que el Estado. Antes no había capitales, sino un lugar donde residía la Corte. El Estado ha potenciado las ciudades, entre otras razones, por la planificación o la técnica. Durante el franquismo ya se planteaba el problema de que para suministrar los servicios públicos (médicos, escuelas, etc.) el llegar a cada pueblo costaba mucho dinero. La idea era, mediante la planificación, agrandar ciertos pueblos para poder mantener una cierta centralización de estos servicios. Si a ello le sumamos la especulación inmobiliaria reciente, todo explica fácilmente el por qué la forma y vida de los pueblos han cambiado tanto en tan pocos años. Al final, el Estado ha hecho que la mayoría de los países europeos sean países urbanos. Alemania podría ser una excepción ya que, dicen, allí no ha habido una “Ley del suelo”. Este fenómeno del urbanismo generalizado destruye la cultura occidental ya que ésta es de origen campesino, a diferencia de las culturas del resto de civilizaciones, que son de origen urbano.

2014-01-30 17.53.26La preeminencia de una capital sobre el resto de provincias cambia también, como vio Tocqueville, la naturaleza de las revoluciones. De pasar de ser una revolución agrícola o campesina, o de unas provincias contra otras, la concentración de la vida urbana promueve los golpes de Estado modernos. El caso de la revolución bolchevique es claro, pues Lenin no hace más que dar un golpe de Estado en la capital que después se extendería al resto del país; la revolución vino, por tanto, después. El 23-F español también es un golpe militar que va a los puntos neurálgicos. En la Revolución francesa cabe destacar el genocidio de La Vendée, que fue un asalto de tropas parisinas sobre una región campesina, una guerra de la ciudad contra el campo.

Ya decía Aristóteles que no era lo mismo una oligarquía urbana que una campesina, pues ésta última esta más pegada a la realidad, al espacio y al tiempo, que aquella que es más volátil, más dependiente de la opinión, más voluble. Es significativo que hoy, por lo general, nadie haya visto morir ni nacer a nadie: son consecuencias de la técnica. También cabe preguntarse hoy quién, por ejemplo, ha podido mirar el cielo y las estrellas y que no haya sido a propósito. Son todo consecuencias de la técnica aparejada al Estado.

Minientrada

Capítulo XIV:

El Estado Despótico

Antes del Estado Despótico se encuentra el Estado Absoluto que, en el fondo, es un mito. Basado en la doctrina que hace legítima el aumento de poder, el Estado Absoluto tiene dos elementos fundamentales: la soberanía política, propia del ejecutivo, y la soberanía jurídica, establecida por medio de la legislación.

La idea del Estado Despótico nace del proyecto de Pedro el Grande de Rusia, que quería un Estado europeo y potenciar la monarquía al mismo tiempo. De ahí movilizará un gran ejército y hará que el Estado se imponga a la Iglesia haciendo de ésta un departamento estatal. Este fue el culmen de un proceso que se remite directamente a la paz de Westfalia (1648), en donde se reconocen las distintas soberanías nacionales propias de la teoría de Bodino.

Después de Rusia, fue Federico II (también apodado “el Grande”) el que confecciona un Estado Despótico en Prusia, potenciando el poder en su país más que en Austria, sobre todo por medio del ejército. En este salto de forma política resulta fundamental el Derecho Divino de los reyes, que es el que legitima todo. Cabe señalar que Federico el Grande era además calvinista.

En Francia el Estado Despótico llegó con Luis XV, cuando los intelectuales empiezan a imponer su visión de la política. Y es que la Monarquía Absoluta todavía respetaba el derecho, ahora esto se acaba y es a partir de la legislación soberana que empieza a establecerse un orden jurídico por encima del derecho. Tocqueville es el que describe precisamente cómo con el Estado Despótico se extiende  la administración francesa. Esto durará en Francia, según François Bluche, hasta 1790.

El hecho de que esto sigue presente se ve por ejemplo en el Ministerio de la Felicidad que ha creado el presidente Maduro en Venezuela. En el fondo, el concepto de un Estado que se entromete de tal forma en la vida social viene de la revolución de los santos puritanos, que pretenden establecer el Reino de Dios en la Tierra y promueven el hecho que una revolución sea una fuente legitimadora.

El despotismo ilustrado encuentra su antecedente en el regalismo, esto es, la intervención del poder temporal en los asuntos eclesiásticos, lo que tampoco es propiamente una herejía. Ejemplos históricos son lo sucedido por ejemplo con las misiones jesuitas en Hispanoamérica, que poseían allí ciertas riquezas, o también con la expulsión de la Compañía de Jesús con el gobierno de Carlos III. Significa que de la unión del trono y el altar se impondrá el primero. La Revolución Francesa lo que hará finalmente será quitar a la Iglesia y al rey y poner a la Nación.

En España el Derecho Divino de los reyes es el fundamento tanto en el caso de Carlos María Isidro como en el de Isabel II, ambos tienen la misma actitud de legitimarse frente a la Iglesia. El despotismo ilustrado es, por así decir, el golpe definitivo a la Iglesia.

Cap. XIV: El Estado despótico

Cap. XVI (a). La gran Revolución

Hoy todo el mundo habla de Estado como algo que viene siendo lo mismo desde el siglo XVI. En su origen se le asocia frecuentemente con Maquiavelo, que tiene poco que ver con ello. Jouvenel habla del ‘Estado moderno’ para diferenciarlo de otras formas políticas anteriores. Carl Smith propone ‘lo político’ que es tal vez más exacto. El Estado llega a su plenitud al independizarse de la monarquía. La Iglesia aún no ha entendido lo que es el Estado. El Estado es particularista frente al universalismo eclesiástico. El Estado es un dios mortal como decía Hobbes, que sustituye al Dios trascendente.

La Revolución, como dijo el propio Jouvenel, hace de la Nación política un sustituto de la Virgen, porque sustituye a la Iglesia. Se trasladan ahí los sentimientos de reverencia, de piedad y de veneración que le eran propios. Guardini explica muy bien, por ejemplo, la idolización del Estado. La Iglesia ha caído en eso sin darse cuenta.

Dalmacio Negro durante el seminario

Después de la Revolución todavía se fue conservando un poco la diferencia entre el espacio público y privado. Y es que una de las cosas que pasa con el Estado es que tiende a monopolizar lo público. La disputa por lo público, que es el ámbito propio de la religión, ya tuvo sus antecedentes con las monarquías estatales que, con la unión del trono y el altar, iban acaparando este espacio antes exclusivo de la Iglesia.

La Revolución francesa es el Waterloo del Estado social aristocrático. Esto significa que el Estado naciente, al venir encumbrado por la burguesía, iba a basarse no en un principio de desigualdad sino de igualdad, como dice Tocqueville, al venir forjándose desde la Edad Media la idea cristiana de que todos los hombres son iguales por naturaleza.

Dice Croce que la Revolución debía de ser más bien la gran contrarrevolución, porque lo que se instala tras la Revolución francesa es la oligarquía, aunque sea encubierta por el Estado de derecho. El hecho es que lo que se instala es una nueva oligarquía contraria al Estado social aristocrático anterior. 

Con el cristianismo la democracia es imposible porque éste instala la omnipotentia iuris medieval, que hace primar el Derecho sobre la política. Lo que se produce con la Revolución es una inversión que hace primar la política sobre el Derecho. El Estado democrático y de derecho no puede existir porque para empezar el Estado se construye mediante su propio derecho y, además, el Estado como tal es mando que organiza la sociedad y, al implicar una jerarquía, rompe con toda idea democrática. El Estado de Derecho solo tuvo sentido en Alemania porque allí, por influencia de la Revolución, era más natural un paso del Estado policial al Reichstag o Estado de Derecho.

El dirigismo de la Monarquía Despótica se servía de la legislación como instrumento del mando político. La legislación se opone al Derecho. Hay juristas que ya no hacen distinción y los entremezclan. La legislación es la potenciación de la ley a partir del principio hobbesiano de auctoritas non veritas facit legem, la ley se convertirá en instrumento coactivo. Tras la Revolución francesa la ley será un mandato absoluto que obliga a todos. Hoy el derecho es legislación porque es pura coacción. La legislación son mandatos, órdenes. El derecho trata de ordenar una pluralidad mientras que la legislación lo que trata es de uniformar, eliminando el pluralismo. El Derecho procede de la realidad social, no de lo político. Lo que es coactivo es lo político, el Estado.

2013-11-07 16.40.17

Cap. XV (2). Formas no estatales de lo Político.

Capítulo XV

 2. Otras formas no estatales

Después de tratar el caso de la Monarquía Hispánica como forma histórica no estatal, pasamos a enunciar brevemente algunas otras formas que tampoco han sido propiamente un Estado.

2013-11-07 16.40.17

La primera sería la República de las Provincias unidas: Holanda, que surgió precisamente a partir de las guerras contra España. Fue la primera revolución burguesa porque la aristocracia tomó partido más bien por los españoles. El hecho de que en Holanda sean burgueses se comprueba, por ejemplo, en el arte: Van Dick, Rembrandt… son todo pintores pertenecientes a la burguesía. Además, el principado holandés es calvinista, eran protestantes pero calvinistas, no luteranos que exigen la obediencia pasiva. Esto resulta importante para entender cómo Holanda es “el centro de las libertades” según se diría, en el sentido de que era el lugar en el que todo el que sufría persecuciones o represiones por aquel entonces iba a este país.

En Holanda había más un gobierno que un Estado en el que no se hacía pues distinción de nacionalidades, en aquella época en la que todavía seguía en boga la idea de que la ciudadanía era la pertenencia a la cristiandad. La no distinción primaba en Holanda. Allí se conservó el autogobienro. Napoleón terminó de cambiar las cosas transformando la república en reino.

Venecia es otro caso de una ciudad que nunca fue un Estado, sino una república aristocrática. Empezó a languidecer cuando se descubrió América y especialmente después de la batalla de Lepanto que cerró el comercio con los turcos, al ser este negocio marítimo en el Mediterráneo su principal fuente de riqueza. También influyó la importancia de Amberes como ciudad comercial vertida hacia el Atlántico. Es un ejemplo claro que muestra la repercusión de la geopolítica en la configuración de las formas políticas.

Otra república no estatal es la Confederación Helvética que estaba siempre en conflicto con el Sacro Imperio alemán y formaba parte de él. A pesar de estabilizarse las relaciones entre ellos, la Confederación permaneció dependiente hasta que, tras la caída de Napoleón, fue evolucionando hasta que, con motivo de las revoluciones de 1848 que puso en auge al nacionalismo, se instituyó como una Confederación al margen del Imperio. Su régimen da muestra de una de las pocas democracias que existen en Europa. Debido a su pequeño territorio y escasa población, conformada por los cantones, su oligarquía es menos decisiva que en otros sitios. El pueblo controla más directamente. La neutralidad es típica de Suiza, neutralidad que siempre es contra alguien y el caso patente es que la utilizó contra los alemanes en la última Guerra Mundial, algo que no tiene que ver con su simpatía con los nazis, a pesar de los beneficios comerciales que consiguieron negociando con ellos. Algo que luego, por cierto, benefició a los alemanes más tarde en el mercado de divisas.

El Sacro Imperio Romano Germánico tampoco fue nunca un Estado, a pesar de estar formados por estadículos en el que cada uno conservaba el derecho de soberanía, algo que constituyó una gran faena para Richelieu en la Paz de Wesfalia, al reconocer la soberanía como un principio del Derecho Internacional, -es decir, el derecho interestatal- que contribuyó además al establecimiento de las Naciones. Al reconocer como soberanos a todos los Estados se le estaba dando una puñalada al Sacro Imperio Germánico, ya que de ahora en adelante tendría que consultar a todos los soberanos a la hora de tomar decisiones, disminuyendo la autoridad del emperador. Esto lo redujo el Imperio prácticamente a la nada. Por eso, comenzado el siglo XIX, el emperador renunció al título de emperador de Alemania para autoproclamarse emperador de Austria.

El Gobierno bajo el Imperio de la Ley (aunque cabría mejor designarlo como Imperio del Derecho) se refiere al Common Law inglés. Ocurre que en Inglaterra la ley tiene otro sentido distinto. La ley no es nada más que un medio del conocimiento del derecho, las costumbres son lo que se transforma en ley. El derecho no se crea sino que surge de la realidad social. Cuando nos referimos al Imperio de la Ley hablamos del modelo que el Continente copia en su idea de la forma inglesa. “La ley es la fuente del derecho”se suele decir, pero no es así. La ley no es derecho, esto es algo que sucede de la copia del modelo inglés en el Continente. En el fondo, se trata de la omnipotentia iuris medieval pero al revés. La mayoría de la ley hoy es derecho del Estado, no es derecho propiamente hablando porque, por ejemplo, no está basado en la autonomía de las partes. En último término, podemos decir que el Estado Social y Democrático de Derecho no surge de la realidad social, sino de una idea sobre cómo debe ser lo social.

Dalmacio Negro

Cap. XV. Formas no estatales de lo Político.

Capítulo XV: Formas no estatales de lo Político

(Por Ignacio Álvarez O´Dogherty)P1000238

Las formas no estatales quieren decir que no hay Estado, tal vez puedan darse algunos elementos estatales como el ejército, pero no propiamente un Estado.

El primer caso analizable es el español, con la forma personal creada a partir de Fernando el católico, que concentra todo el poder político en su persona, aunque no estuviese exento de ciertos elementos estatales en lo que respecta a Castilla. España más tarde llegará a ser un Imperio que, en su forma imperial, mantendrá ciertos elementos estatales como la hacienda y el ejército. Es curioso que a pesar de todo el propio Carlos V nunca lo denominó como un Imperio. Luis Díez del Corral dice que hacia principios del XVII, en el Barroco, se diluyen estos elementos estatales como, por ejemplo, en lo tocante al ejército.

Con los borbones comenzarán, aunque algo difusos, a introducirse realidades estatales que no se afianzarán hasta Carlos III, que de Nápoles trae el despotismo ilustrado y, con esto, lo que legitima a la monarquía absoluta. La tradición hispánica nunca aceptó el derecho divino de los reyes, los mismos escolásticos lo rechazaron. Es en esta época cuando el Estado se impone a la Iglesia, lo que se comprueba claramente cuando se ve a las Monarquías católicas expulsar a los jesuitas por razones políticas.  Los jesuitas eran críticos con el derecho divino de los reyes y, además, molestaban las misiones jesuíticas en Hispanoamérica, organizadas como una especie de gran parroquia que se sustraía al poder civil. A partir de entonces comienzan a aflorar las ideas ilustradas en el ambiente, críticas con el cristianismo, cerca del momento en que se producirá la Guerra de la Independencia. Surge el liberalismo español, que es estatal.

Cuando Fernando VII reclama y reestablece el absolutismo es porque está siendo coherente con la introducción del despotismo ilustrado, que contiene de fondo el Derecho Divino de los Reyes. Años después, pasada la Revolución Francesa, también las monarquías constitucionales o parlamentarias conservarán subliminalmente la idea de monarquías por Derecho Divino en tanto son hereditarias. De ahí que se pueda afirmar que tanto Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII, como la reina Isabel II son de alguna manera representantes del principio del Derecho Divino, principio sobre el que se construye el Estado liberal español de todo el siglo XIX. Todo el problema decimonónico para los liberales en España trata sobre la construcción del Estado. Se empieza tratando de mantener el Gobierno que había, también se reforma el Ejército creando por ejemplo la Guardia Civil, cobra importancia la diplomacia (otro elemento estatal) Bravo Murillo emprenderá su reforma de la Administración… hasta que Cánovas del Castillo termina construyendo definitivamente el Estado; un Estado que sale, por cierto, de una guerra civil, que siempre ayuda a fortalecer un Estado.

Aun así, hay que señalar que la Nación política no existe en España como en Francia. La Nación política la quiere crear Cánovas apoyada en el caciquismo. Los regeneracionista se quejan de que el Estado no es un Estado nacional porque intuitivamente se daban cuenta del hecho de que este Estado era en el fondo bastante frágil.

Más tarde, ya después de la Guerra Civil, quien construye el Estado a la altura de las circunstancias es Franco, que lo llama “Estado nacional”, bastante alentado por el modelo portugués de Salazar, que pretendía ser corporativo y aplicaba básicamente la Doctrina Social de la Iglesia.

Sesión 4 de Abril de 2013 - 209

Sentido de la Historia y surgimiento del Estado – Los mitos en el pensamiento político

Sesión 4 de Abril de 2013 - 209Sesión del 4 de Abril de 2013

Capítulo V. Origen histórico del Estado

Ranke: todas las épocas están en directa relación con Dios (es decir, no hay progreso moral) y la historia son hechos (por eso cada generación debe ser re-interpretada). La instalación del hombre desde el cristianismo está en la Historia. Siguiendo al teólogo Balthasar no hay dos historias (natural y sobrenatural), sino una sola. Esto tiene grandes implicaciones para el tema de Religión y política. Pero surge el carácter estructuralmente revolucionario de la estatalidad (p.91): el Estado se arroga todos los poderes sociales (no la sociedad por sí misma), en un proceso de siglos. El Estado tiende a que no quede nada entre él y el individuo (es decir, a ser totalitario). Esto cuando madura es el de la revolución francesa.

El pensamiento político está lleno de mitos: ver Cassirer, El mito delSesión 4 de Abril de 2013 - 212 Estado (plantea el tema pero luego no lo desarrolla). El pensamiento político descansa en dos mitos: el mito del estado de naturaleza, mitos fundacionales (que es el mito bíblico, en sentido de Schelling: un modo de entender la realidad) y mitos para la acción. Hobbes lo plantea como un modelo de física social. El otro mito es el contractualismo donde Hobbes apoya sus dos grandes mitos: el Estado y la Sociedad. Esto descansa en el iusnaturalismo moderno, ingenuo, que se basa en la imaginación. Omnipotentia iuris medieval: el Derecho funciona de acuerdo con la naturaleza de las cosas. Lo que hace Hobbes es apoyarse en la recta ratio: el derecho se descubre mediante la recta ratio siguiendo un método. “Nueva ciencia de la política” en Hobbes.

El Derecho es la lógica del orden social, lo que pasa es que esa lógica es práctica no deductiva o geométrica. Los colegia de Althusio, las provincias, los municipios, la Iglesia, la familia estorba a la lógica estatal. Hobbes: piensa que todo mando debe ser personal pero al mismo tiempo piensa que todo mando debe ser impersonal. Esta una de las grandes contradicciones de Hobbes.

Sesión 4 de Abril de 2013 - 210El poder se está ahora animizando y concentrando. Incluso los que aparentemente se benefician, son también simples trabajadores.

Origen del Estado: España (en un gran territorio). Lo que pasa es que es de tipo mediterráneo basado en una unión personal de Reinos (Unión de Reinos). El segundo es Francia. El primero en sentido estricto es el papado.

Bibliografía

L. von Ranke, Sobre las épocas de la historia moderna, Madrid, Editora Nacional, 1984.

H.U. von Balthasar, Teología de la Historia, Madrid, Encuentro, 1992.

E. Cassirer, El mito del Estado, México, FCE, 1968.

T. Hobbes, Elementos de Derecho natural y político, (ed. de Dalmacio Negro Pavón), Madrid, Alianza, 2005.

J. Althusio, La política metódicamente concebida e ilustrada con ejemplos sagrados y profanos, Madrid, CEC, 1990.

Sesión 11 de Marzo de 2013 - 205

Teología política o teología jurídica – La cuestión de la forma política

Sesión del Seminario del 11 de Marzo de 2013

Teología política no es neutral, lo católico sería la teología jurídica. La ley natural es ley divina también (Brague). En las cuestiones sobre el nominalismo hay que tener en cuenta que Ockham es un conservador: desea salvar a Sesión 11 de Marzo de 2013 - 205la Iglesia, no hacer nada revolucionario o anti-cristiano. El poder modernamente se configura como descansando en sí mismo: el poder justifica al poder. Toda la filosofía moderna es inmanentista, por querer demostrar todo con la razón. El inmanentismo lo descubrió y describió Maquiavelo.

Sobre el concepto de forma en lo política. La idea de emergencia: esos individuos en su inmanencia provocan la emergencia de una forma, no prevista por ellos. Vid. el libro de Juan Arana, Los sótanos del Universo: el abandono de la Filosofía de la naturaleza. La idea de emergencia de las formas. Así en la ciencia moderna: Es una recuperación de la causa formal. Es verdad que de un modo un tanto Sesión 11 de Marzo de 2013 - 207inmanentista. El todo es distinto a la suma de las partes. Conocer es reconocer formas. Toda forma es teleológica. La ciencia moderna lo sustituye por la simetría. Hay casos donde de la ciencia moderna se pasa al reconocimiento de Dios. Por ejemplo, Anthony Flew: es más racional la existencia de Dios.

El problema de la pasión, el afecto en lo político. Es la forma natural de conocimiento. Cómo la forma condiciona la acción. Pasión: Hume. La explica por la sym-patía, con-sentir. La pasión es también por naturaleza. Razón y Pasión: Hobbes – Hume, la resuelven a favor de la pasión: miedo, libido dominandi. Es la pasión la que dará forma a la razón (al revés que con Santo Tomás).

Se ven aquí las dos tradiciones (Oakeshott): Hobbes: voluntad y el artificio frente a la de la tradición de la razón y de la naturaleza. Por eso la política se ha dividido en dos: la de la fe (fe ideológica) y la del escepticismo (liberal-conservador). Corazón: con todo la razón no es la forma suprema de conocimiento en los griegos. El nous: el término griego es dianoia. Intelecto (nous) y razón (dianoia). Sto. Tomás: no conoce la razón o quiere la voluntad. Quien quiere y conoce es el hombre.

Hermann Weyl: sobre el arte abstracto. El arte comienza siendo una abstracción de formas. Gestalt y Jouvenel: una forma racional primera de captar formar. Goethe: escritos políticos de Dalmacio Negro. A este propósito Los silencios de Goethe, de Pieper.

Ortega: el problema de la historiología. La concepción de la forma Sesión 11 de Marzo de 2013 - 206como forma formarum. Ludwig von Bertalanffy, sobre sistemas. Boringer. Nicola Abbagnano. ¿Cada comunidad crea o está en su forma política?

Protección, seguridad y justicia son los tres fines fundamentales del Estado. Protección: caso concreto. Seguridad: “orden público”, nivel social, más allá de lo interindividual. Justicia: último nivel de inclusión. El juez: sometido a las leyes como mero aplicador o si tiene un margen de libre interpretación del juez. Esto último se ha intentado limitar. Para Coke “soberanía” no es una palabra parlamentaria.

Bibliografía

Juan Arana, Los sótanos del Universo, Madrid, Biblioteca Nueva, 2012.

Anthony Flew, Dios existe, Madrid, Trotta, 2012

Oakeshott, La política de la fe y la política del escepticismo, México, FCE 1998.

Goethe, Escritos políticos (ed. de Dalmacio Negro), Madrid, Editora Nacional, 1982

J. Pieper, Über das Schweigen Goethes (Sobre el silencio de Goethe), München, Kösel Verlag, 1962.

J. Ortega y Gasset, Historia como Sistema, Madrid, Espasa-Calpe, 1971

Ludwig von Bertalanffy, Teoría general de sistemas, México, FCE, 1980.

N. Abbagnano, La evolución de la dialéctica, Barcelona, Martínez Roca, 1971.

E. Gallego, El pensamiento político de Sir Edward Coke, Madrid, Encuentro, 2012.

P1000281

El absolutismo como mito – La querella de las investiduras – La razón pública

Seminario del 4 de Marzo de 2013

P1000282Henshall: Sostiene que Inglaterra iba muy avanzada hacia el Estado. Eso es lo que da lugar a la expropiaciones de Enrique VIII. No hay estado absoluto, sino el aumento de la potencia del Papa. Durchardt y Ash, polémica en Alemania. Aparece la expresión de absolutismo 1820 para criticar al Antiguo Régimen. Estaba antes presente pero sólo como legibus solutus. El absolutismo es un mito.

La confianza la destruye también la Reforma. El pensamiento que busca demostrar a Dios es porque es temeroso. La desconfianza se contrarresta mediante el miedo. Antes no jugaba un papel político. Pero el Estado va a utilizarlo transformando el Derecho en legislación. En Derecho canónico no hay distinción entre legalidad y legitimidad. Pero precisamente como estaban unidas, por ahí se cuela la legislación.

Querella de las investiduras. Más que cristiandad, habría que hablar de imperio como defensa frente al Anticristo. Por eso el emperador se mete a nombrar cargos eclesiásticos. Entonces sobreviene la lucha 1075, Dictatus Papae. Es el inicio de la lucha de la Iglesia por la laicización. La revolución legal papal, H. Berman (Law and Revolution). La formación de la tradición jurídica occidental. Las cosas sagradas son asunto de la Iglesia. Otra cosa es con Bonifacio VIII que consideraba todo sacro. Sociología de la Religión de Luhmann: desde el punto de vista sociológico no es indiferente si una sociedad es o no religiosa. Comte: el poder espiritual.

Binder o Pinder: sostiene que en el fondo Nietzsche ve que sin Dios no se sostiene nada. Paul Valadier, S.J., Nietzsche y la crítica al cristianismo, Cristiandad, 1982. M. Frank, no habla de ocultación de Dios sino como que “se va de vacaciones”. Abschied von Gott de un alemán. Autonegación de Dios para que lo finito pueda ser. G. Scholem: las grandes corrientes de la mística judía. Zubiri: lo importante no es el ser sino la realidad. Hobbes atribuye la potentia ordinata al Estado. No se da cuenta que con esto está construyendo un mito. Dalmacio: es un pensador profundamente cristiano. Es un pensador que va contra la revolución y crea algo revolucionario. Croce: la única revolución es la cristiana porque se dirige al hombre interior. La francesa es una contrarevolución. P. Manent: todos los problemas políticos de Europa son respuesta a problemas planteados por la Iglesia.

El Estado es un trasunto de la polis. La lucha es por hacer del Estado P1000280una comunidad como la Iglesia. El Estado-nación parece que lo consigue. La razón de Estado es eminentemente económica. Mientras la Comunidad busca el Bien (común). Destrucción del pueblo.

Mantener el equilibrio es la tarea de la política antigua y medieval, incluso hasta Maquiavelo. Con Hobbes ya no. El objeto de la Economía no es la producción: es la matriz de la lógica, combinar los recursos para que sean más eficaces.

Razón pública es lo que guía el Estado y ratio Status sería la razón intelectual de esta razón pública. El Estado se arroga la razón pública, la del pueblo.

El contraste, R. Guardini: en la vida práctica el principio de no-identidad, de no-contradicción etc… no son tan decisivos como el contraste. La vida práctica está llena de contrastes. Sin la libertad religiosa no hay libertad política. Pero en un contexto polémico, este debate se utiliza contra la Iglesia, etc… Marx es anti-estatista. El Estado como mito es anti-cristiano. En 1er lugar es particularista. Incluso si hubiera un Estado P1000281mundial sería anti-universalista, contra la Iglesia. La misio del estado es acabar con el conflicto. El marxismo es el nuevo cristianismo de Saint Simon. J. Ellul en su libro sobre el marxismo.

Agamben: el poder y la gloria. Historia de lo de economía de salvación. ¿Cuál es el origen de esta expresión?

Bibliografía

N. Henshall, The Myth of Absolutism. Change and Continuity in Early modern European Monarchy. Essex, Longmans Group 1992.

Paul Joachimsen,  “Der Humanismus und die Entwicklung des deutschen Geistes”.  Deutsche Vierteljahrsschrift für Literaturwissenschaft und Geistesgeschichte. 8. 1930.

R. G. Asch/H. Durchhardt (eds.), El Absolutismo (1550-1700), ¿un mito? Barcelona, Idea Books 2000. [Der Absolutismus – ein Mythos? Köln, Böhlau Verlag 1996].

H. Berman, Law and Revolution, The formation of the Western legal tradition, Harvard College, 1983.

N. Luhmann, Sociología de la Religión, Barcelona, Herder, 2009.

A. Comte, Primeros ensayos, Madrid, FCE, 2001.

Paul Valadier, S.J., Nietzsche y la crítica al cristianismo, Madrid, Cristiandad, 1982.

G. Scholem, Las grandes tendencias de la mística judía, Madrid, Siruela, 1996.

Zubiri, Sobre la realidad, Madrid, Alianza, 2001.

Croce, Perché non possiamo non dirci cristiani, Vicenza, La Locusta, 2004. Disponible aquí.

R. Guardini, El contraste, Ensayo de una filosofía de lo viviente-concreto, Madrid, BAC, 1996.

Saint Simon, El nuevo cristianismo, Madrid, Biblos, 2004.

J. Ellul, La edad de la técnica, Madrid, Octaedro, 2003.

G. Agamben, El reino y la gloria. Por una genealogía teológica de la economía y del gobierno, Valencia, Pre-Textos, 2009.

P1000276

No es lo mismo el Gobierno que el Estado – Liberalismo y democracia como conceptos imprecisos – Tema de la demonología política

Seminario del 27 de Febrero de 2013

P1000278No es lo mismo el Gobierno que el Estado. Cfr. Senellart: Idea de régimen. La idea de sociedad transforma la idea de pueblo. Casi es más importante lo que ha hecho Hobbes con la idea de sociedad que con el Estado. El gobierno anterior era personal. Si cambian las personas, cambian las élites. Con el Estado se mantiene algo de fondo: las reglas de Estado. Estatismo: politizar primero todo para luego neutralizarlo. Se pone un funcionario (se politiza) y así queda neutralizado (el funcionario ni siquiera opina).

Althusio: mantiene todavía la idea de pueblo. Por ahí viene un organicismo alemán que mantiene la idea de pueblo. EEUU es una “democracia orgánica” se dice en El desarrollo de la filosofía política del s.XVI Pierre Mesnard. Hay unos artículos de Fernández de la Mora en que presenta a Althusio como un precedente de la democracia orgánica en IEP. Teóricos izquierdistas de la democracia orgánica.

La sociedad no existe (Hayek). Lo que existe es el pueblo. Tiene que ver con el Rechstaat es un Volksstaat: es un pueblo luterano entorno a una minoría calvinista. El Estado de Derecho es otra cosa. Desaparece el organicismo. Toda la lucha moderna va a ser por conseguir la comunidad. Lo comunitario en la civilización occidental es la Iglesia. Por eso el Régimen presupone la Iglesia. Régimen significa orden. Lo que hay en la Edad Media es el ordenalismo. Orden es régimen en sentido político. Regido con la autoridad de la Iglesia. El gobierno es gobierno de hombres y por eso no puede legitimarse a sí mismo. El del Estado sí, es el poder de la inmanencia. Sólo se legitima por el éxito.

Potestas indirecta y la sociedad perfecta. Cfr. El enraizamiento de S. Weil.  Fenómeno del urbanismo que desarraiga. El pueblo natural y pueblo político. La Iglesia es el pueblo de Dios. No es la sociedad de Dios (que es lo que dice la teoría de la potestas indirecta). Lo político no puede ser nunca comunitario (que es la batalla que tengo yo, apostilla Dalmacio).

Liberalismo y democracia son palabras inservibles. Hay que definirlas. Pulp: sobre el liberalismo para principiantes. Arranca de Locke, que tiene cierta lógica. Pero el problema es que elimina la verdad. Es un falso whig (Locke). A él lo que le interesa es la opinión. El constructivismo viene del contractualismo. Es vaciar de contenido el estado de naturaleza caída. La palabra neutra para monarquía es monocracia. Lo mismo oligarquía-oligocracia.

Tema de la demonología política: Dolf Sternberger: politológica, P1000277escatológica, y demonológica. Son tres concepciones de la política. Las contradicciones culturales del capitalismo, Daniel Bell. Juan Bautista Fuentes: la impostura freudiana. La responsabilidad de Freud para desresponsabilizar a los demás.

Ver la película La cinta blanca: el mal absoluto de la película es un padre pastor protestante. Götz Aly: Porqué los alemanes y porqué los judíos. Zweig, La envidia y la sociedad. Sabitri Debi: teórica nacionalsocialista: nuestra cosmovisión es racial (no como la de los fascistas, que son nacionalistas).

Sacro imperio: Napoleón, Hitler. Quien funda la teología política moderna es Hobbes. Católico: sólo habría teología jurídica. Gracias al Estado se ha universalizado Europa.

Bibliografía

Senellart, Les arts de Gouverner, Paris, Editions du Seuil, 1995.

Althusio, La política : metódicamente concebida e ilustrada con ejemplos sagrados y profanos, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1990.

G. Fernández de la Mora, “El organicismo de Althusio”, REP, nº 71, enero-marzo 1991.

Pierre Mesnard, El desarrollo de la filosofía política del s.XVI, Puerto Rico, Publicaciones de la Universidad de Puerto Rico, 1956.

Hayek, Camino de servidumbre, Madrid, Unión Editorial, 2008.

Simone Weil, Echar raíces, Madrid, Trotta, 1993.

Daniel Tourre, Pulp libéralisme: La tradition libérale pour les débutants, Paris, Tulys, 2012.

Locke, Segundo tratado sobre el gobierno civil, Madrid, Tecnos, 2010.

Dolf Sternberger, Drei Wurzeln der Politik, 2 vols., Frankfurt/M., Insel, 1978.

Götz Aly, ¿Por qué los alemanes? ¿Por qué los judíos?, Barcelona, Crítica, 2012.

Sabitri Debi, Gold in the furnace, sin lugar, Historical Review Press, 2006.

Daniel Bell, Las contradicciones culturales del capitalismo, Madrid, Alianza, 2004.

Juan Bautista Fuentes, La impostura freudiana, Una mirada antropológica crítica sobre el psicoanálisis freudiano como institución, Madrid, Encuentro, 2009.

 

Película

La cinta blanca, de Michael Haneke, Alemania, 2009.

P1000273

El Estado, ¿es político o acaba con la política? – El Estado como forma histórica – El Estado como agente revolucionario

Seminario del 20 de Febrero de 2013

Cuestión planteada por D. Dalmacio: El Estado, ¿es político o acaba con la política?

Monopoliza la libertad política: la libertad de acción política. Todos nosotros tenemos la capacidad de participar en la formación de la voluntad política. Se manifiesta de diversas maneras: participar en los magistrados (serlo o elegirlos). El mando es personal: alguien lo propone, lo sugiere. En el matrimonio la mujer tiene autoridad y el marido tiene el poder.

El Estado es mando y se basa en la coacción y por tanto la autoridad es accesoria. En cambio el gobierno necesita cierta auctoritas. Basado en qué: para los griegos, era la naturaleza. En nuestro mundo cristiano, es la Iglesia. Los griegos pensaban que existía un orden natural increado, frente a lo cristiano que creen en lo mismo pero revelado. En la Edad Media el régimen se basa en que quien tiene el poder es un juez que señala lo que está bien y lo que está mal. El que tiene el poder político corrige lo que señala la Iglesia. El príncipe es el primus inter pares. En la Edad Media nadie era titular de la soberanía. El rey corrige acorde al derecho natural.

Cuando aparece el Gobierno, el poder se configura como ejecutante del juicio. Va adquiriendo más y más poder. La va extendiendo mediante bodas… y sobretodo el dinero. Quieren más poder. Este es el tránsito del Régimen al Gobierno y luego al Estado. El impuesto es un concepto legal. No es moral ni inmoral (excepto para los libertaristas americanos). No es parte de un do ut des. Pero la contribución sí puede tener una obligación moral.

P1000269Ver Alejandro Rodríguez de la Peña. North. Explican las razones de división de trabajo. El rey de Francia impone un impuesto con carácter provisional. El rey de Inglaterra también tenía la tasa por la conquista normanda. Sería como una especie de alquiler.

El precedente que hay son los diezmos. También con el sentido de una tasa o contribución. La Iglesia es el modelo de todo en Europa. Manent: todos los problemas políticos en Europa son respuesta a los interrogantes planteados por la Iglesia. La seguridad social es también un ámbito quitado a la Iglesia.

[El papa di-mite, di-missio.] Eugenio de D’Ors: la política de misión. El “impuesto” en sentido de régimen era para cumplir la misión. No tenían poder, sino misión. El impuesto es para atender las necesidades del rey y la contribución. Los impuestos son también contra la propiedad. El impuesto de la renta: al que gana cien millones le tiene sin cuidado que le quiten cinco. El mito de los impuestos progresivos: no tiene en cuenta la realidad concreta. El súbdito y el rey establecían un pacto para los impuestos. No es un acto jurídico. El impuesto no es un concepto jurídico sino legal. El rey no tenía mas que los medios propios.

Lealtad que exigen los Estados es coactiva: servicio militar, impuestos. La feudal: es leal a cambio del pactismo. El contractualismo político rompe esto. Es artificial hasta que funciona el artificio. El régimen no es más que el régimen eclesiástico. El reino y la corona no pertenece al rey. Con el Estado aparece la legitimidad dinástica y luego para justificarla el derecho divino de los reyes.

La monarquía absoluta ha cambiado el curso de la historia política: P1000274introduce elementos que rompen con la tradición republicana.

El Estado como forma histórica. Resumen de las características del capítulo V de Historia de las formas de Estado:

[Síntesis hecha por el profesor Armando Zerolo]

Ocho características del Estado:

1. Supone el tránsito de una forma de gobierno a una forma política (p.68)

2. El Estado supone un monopolio del mando

3. La finalidad es dar seguridad: El mando entendido como innovación. Su finalidad es evitar la guerra civil

4. El miedo como elemento de la vida colectiva. La seguridad social y luego la total.

5. La soberanía legislativa.

6. Es una forma de mando objetiva, neutral y técnica. Por contraposición a lo natural.

7. El contractualismo que supone una división radical entre Estado y Sociedad.

8. El Estado no corrige sino que dirige. El Estado domina técnicamente la Sociedad.

Dalmacio añade: y es Revolucionario. El poder del Estado brota de la inmanencia. Pretende apoyarse sobre sí mismo: se justifica por su éxito. La inmanencia domina todo el pensamiento moderno. Por eso el empeño de la metafísica por demostrar la existencia de Dios.

Dentro de la potentia Dei, es la omnipotentia iuris. No existe poder injusto, todo poder es bueno. Potentia ordinanta Dei, Dios crea el mundo y se “somete” a ese orden. Hobbes: el contrato funda la moral, el derecho, etc… El contrato de Rousseau es sólo social. El de Hobbes es político y social.

P1000271Vida individual: a la conciencia y al pensamiento. Si actúo ya estoy en relación con otros. La relación amorosa es la más personal de todas, porque es intransitiva en principio. Esto no obstante es relación inter-individual. Pero cuando queremos un bien colectivo, eso es la vida colectiva (Ortega). El hombre y la gente: la mayor parte de nuestra vida es colectiva. El Derecho es previo a todo y también a lo Político. El Derecho no son más que las reglas sagradas del orden. Lo político garantiza mediante la corrección o la violencia. Costumbres-cortesía, Derecho, Político. El conflicto político son problemas sociales que alcanzan cierta intensidad.

Bibliografía

A. Rodríguez de la Peña, Los Reyes Sabios, Madrid, Actas, 2008.

P. Manent, Curso de Filosofía política, Buenos Aires, FCE, 2003.

Eugenio de D’Ors, La civilización en la Historia, Madrid, Criterio Libros, 2003.

N. Henshall, The Myth of Absolutism. Change and Continuity in Early modern European Monarchy. Essex, Longmans Group 1992.

Hobbes, Leviathan, o la materia, forma y poder de un estado eclesiástico y civil, Madrid, Alianza, 2009.

Rousseau, Del contrato social, Madrid, Alianza, 2012.

P1000263

Las revoluciones del siglo XIX

Seminario del 13 de Febrero de 2013

Hoy duró menos el Seminario pues D. Dalmacio acudía a dar una Conferencia a la Fundación Universitaria Española.

Se consideró el periodo de Francia 1830-1848. En él se cuecen todos los revolucionarios, Comte, Marx. Sale de ahí la intelligentsiacomo clase. Ver el Liberalismo doctrinario de Díez del Corral. Ver también el prólogo para franceses de Ortega. Con la revolución francesa Francia perdió su poder adquisitivo y no lo recuperó hasta Napoleón III. Ver los esP1000260tudios de Charles Tilly, Theda Skocpol, Griewank (muy bueno para las revoluciones). Las revoluciones se han hecho antes en las cabezas. Por ejemplo la guerra de la independencia, el muro de Berlín, URSS. La revolución del 30 es la de la gran burguesía, la del 48 es la pequeña burguesía. Ésta fue un banquete contra el Gobierno que fue prohibido y reprimido duramente. Entonces toda Francia (scil. París) se alzó. Se reaccionaba contra la cristalización de las élites (Pareto). Las élites tienden a enrocarse.

P1000261Bibliografía

Luis Díez del Corral, El liberalismo doctrinario. Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1956.

Charles Tilly, Big Structures, Large Processes, Huge Comparisons, 1984

Theda Skocpol, States and social revolutions: A Comparative Analysis of France, Russia, and China, 1979.

K. Griewank, Der neuzeitliche Revolutionsbegriff, Frankfurt/M.,Suhrkamp, 1973.

IMG_9615

El Estado y la Revolución. De la seguridad social a la seguridad total

IMG_9613Seminario del 7 de Febrero de 2013.

“El Estado evolucionó adoptando varias formas, a medida que concentraba más el poder” (pág. 68).

El Estado y la Revolución

A partir de la Revolución Francesa no se concentra sólo el poder político sino también el poder social. Un gobierno deja de ser un administrador para serlo de la empresa estatal. La vida de la empresa depende de un gerente pero aquí el Estado se superpone al gobierno, el Estado se superpone a la vida social, a la vida colectiva. Para entender qué es el Estado hay que entender qué es la máquina. El gobierno es el maquinista que dirige la máquina, si no la dirige bien se estrella pero el gobierno tiene que ajustarse a las normas de la máquina. El Estado es la personificación jurídica de la Nación en la Revolución Francesa. Antes de la Revolución el Estado era un aparato al mando del poder. El franquismo utilizaba el Estado como instrumento, como el Estado en Francia en la Revolución Francesa.

Tocqueville hablaba de la falta de libertades antes de la Revolución Francesa. Normalmente la justicia es más valorada por la gente, que falte libertad política es algo que a la mayor parte de la gente le trae sin cuidado. Le interesan más las libertades individuales, las libertades sociales, que les dejen en paz. De la libertad empezaron a preocuparse los autores románticos y surge siempre cuando el gobierno ahoga. Para la mayor parte de la gente el ideal es una situación de dictadura y que haya justicia. Todo gobierno es oligárquico en grado mayor o menor, pero con el Estado se inmiscuye en las libertades y perpetúa la oligarquía. El Estado es en sí revolucionario.

Ramiro de Maeztu decía que cuando se pide libertad se está pidiendo justicia. Esto es así, porque de la libertad política vienen las otras dos. Es la mejor garantía, la libertad colectiva, “si nosotros controlamos el gobierno, controlamos que no se pase de rosca”. Lo que decía Hume, si hay libertad puede haber justicia.IMG_9614

Se vive desde hace siglos con la idea de la sociedad perfecta, del Estado perfecto y es imposible porque siempre hay conflicto. La mayor parte de los conflictos se resuelven por cortesía. Aristóteles decía que cuando las formas de trato están corrompidas (vid. cartas de María Antonieta como forma de quebrar las formas de trato), cuando no hay formas de trato en la vida colectiva, es una situación prácticamente anárquica. Lo que no resuelve la cortesía lo resuelve el Derecho. “Cuando se pasa a las manos es cuando interviene el poder político”.  Que funcione el Derecho consiste en que exista una sumisión al derecho. Hoy la oligarquía está muy judicializada: la judicialización quiere decir que la oligarquía está tan enquistada que ya todos sus problemas consisten en resolver quién tiene el derecho a meter la mano, porque todos quieren lo mismo. Judicializar es remitirlo al juez para que se olvide. Sin embargo, el gobierno de los jueces no puede echarse por la borda de cualquier manera. Los jueces son autoridad, no poder. El poder de los jueces es el que permite que el poder actúe como poder. El juez sentencia, es autoridad basado en sabiduría. Montesquieu decía que el poder como tal es nulo e invisible, que no existe como tal poder; es en realidad autoridad.

En la Biblia se cita el gobierno de los jueces en los Hebreos que piden insistentemente a Dios un rey y Dios se lo da a regañadientes (1Sam 8). El gobierno de los jueces, en el fondo, es el ideal. Sólo es posible cuando hay una unión muy estrecha entre el poder político y el poder judicial, es decir, cuando el grupo está regido por lo sagrado. En una sociedad donde se separa lo sagrado y lo profano esto es imposible. Por ello implica una sociedad muy sacralizada. El gobierno de los jueces es como un gobierno de sumos sacerdotes. Es prácticamente imposible salvo en ese caso. Lo otro es la judicialización, remitir a los jueces para evitar una decisión, como cuando se utilizan encuestas para justificar una decisión porque el poder político no se atreve a decidir.  El legislativo no puede decidir, estaría sustrayendo una función al poder ejecutivo, al poder político. Esto solo ocurre en casos de excepción: casos de guerra. Antes (en el siglo XIX) la guerra no podía comenzar hasta siete días de declararla, y sólo entonces el legislativo se sometía.

Hoy la guerra no se declara, Vietnam es una guerra no declarada. Tampoco Afganistán. Es la guerra preventiva de derecho anglosajón. Hoy no se hablan de guerras sino intervenciones. Con ello se defiende y asienta el intervencionismo. El derecho de intervención es el peor de todos los derechos, por ejemplo, Yugoslavia. La declaración de guerra ha pasado a la historia. Algo que se tiene muy poco en cuenta de que las armas condicionan la política; hoy la política exterior condiciona a la interior.

Hoy, otra cuestión, es la indiferenciación de la violencia (Girard). De ahí el “terrorismo”, un enemigo que no se ve por ninguna parte, el enemigo puede ser civil o militar, no hay territorio, es una guerra en todos los frentes. Es continuación de la política por otros medios

La gente, dígase lo que se diga, es conservadora. Una cosa muy poco mentada antes de la Revolución es la mala cosecha de ese año. La cosa es distinta cuando la corrupción viene de arriba a abajo. Lo contrario es lo normal. En el primer caso, no hay quien la contenga, la auténtica corrupción política es la que viene de arriba a abajo. Hoy hay un maremágnum de abajo arriba y de arriba abajo. ¿Qué pasa cuando las bases de la sociedad están corrompidas? Pues que la gente trata de sobrevivir. La economía sumergida sólo existe cuando está asfixiada por el poder político.

De la seguridad social a la seguridad total

(Pág. 72) Evolución del Estado cuando este monopoliza la violencia y el Estado pasa de la seguridad social a la seguridad social. La seguridad social es el Estado social que luego se transforma en Estado totalitario. El Estado totalitario quiere, paradójicamente, la seguridad total, el Estado perfecto. De ahí viene el Estado social elefantiásico que no hay quien lo aguante.

El Estado totalitario busca paradójicamente la seguridad. Con toda la brutalidad que se quiera. El Gobierno en la Edad media daba seguridad política y garantizaba el cumplimiento del Derecho (no que daba seguridad jurídica). El Estado da (trata de dar) seguridad política, seguridad jurídica (BOE).

Paul Joachinson: El humanismo es sobretodo la polis griega. La soberanía es la suma potestas politizada. (No se seculariza, se politiza). Ahora el Estado, se está descomponiendo porque no sólo no da seguridad sino que, al descomponerse, genera inseguridad e incertidumbre. Hoy el Estado no protege la propiedad (que es complemento de la Familia), si acaso protege a la Empresa (que es una sociedad). La propiedad son bienes inmuebles, las empresas son productoras de bienes muebles.

IMG_9606El mundo moderno se ha constituido por dos grandes decisiones político-jurídicas: 1. Contra la propiedad estable la supresión de los mayorazgos y la desamortización. La propiedad se convierte en un fideicomiso. Sin embargo como: “Mío no es lo que me pertenece sino a lo que yo pertenezco” (Guardini). Y 2. La movilización de la propiedad mueble, el crédito, etc… Es un proceso paralelo en la Familia, la Propiedad y la Política. Es una mutación de la política como poder.

John Law, Consideraciones sobre el numerario y el comercio

Simone Weil, Echar raíces, Madrid, Trotta, 1996.

Gonzalo Fernandez de la Mora, Del ideal del Estado al Estado de razón, 1972.

Paul Joachinson,

Edmund Burke, Reflexiones sobre la revolución francesa, Madrid, Alianza, 2003.

Alexis de Tocqueville, Memoria sobre el pauperismo, Madrid, Trotta, 2003.

Hilaire Belloc, El Estado servil, Madrid, El Buey Mudo, 2010.

Pedro J. Ramírez, El primer naufragio, Madrid, La esfera de los libros, 2012.

Romano Guardini, El poder, Madrid, Cristiandad, 1977.

Ramiro de Maeztu, Defensa de la hispanidad, Madrid, Rialp, 1998.

Hume, Ensayos políticos, Madrid, Tecnos, 2006.

René Girard, Veo a Satán caer como el relámpago, Barcelona, Anagrama, 2002.

P1000249

Naturaleza del poder y el Estado. La crisis europea y la oligarquía formada por la clase política

Seminario del 31 de Enero de 2012

Seguimos comentando el Capítulo IV. El Estado

1. Naturaleza del poder y el Estado

Pregunta acerca del texto cuando dice que “todo poder es egoísta” (p.68).Concentración del poder político: es un fenómeno importantísimo del Estado. El poder es egoísta en el sentido en que se afirma, necesita afirmarse. Se suele citar Acton incorrectamente. La cita completa es: el poder corrompe y el poder absoluto tiende a corromper absolutamente. J. Buckhart: “die Macht ist Böse”. Hay que demostrar que se tiene poder, si no se pierde.P1000259

Diferencia entre Estado-nación (soberano es la nación) y Estado nacional (no podía la dictadura de Franco hacer un Estado-nación). Se plantea la cuestión de un constitucionalismo sin Estado: el nacido de la revolución francesa es el primer ejercicio de planificación. El tradicional (como el inglés) no es sino político. Paso de Luis XIV: El Estado soy yo a Federico el Grande: El rey es el primer servidor del Estado.

El librito de Strayer es recomendable. Según Hoppe, la monarquía es la forma natural de lo político. Toda forma de mando natural empieza por el padre de familia. La forma natural es así una familia ampliada. El gobierno de los pocos ya sería un gobierno político. No obstante, al final es uno quien toma decisiones. Lo político implica la multitud, que se tiene que coordinar. El gobierno del padre sobre los hijos no es político. Propiamente hablando la monarquía no es una forma política. Es posible que la monarquía incorpore elementos republicanos (como la monarquía hispánica). Si la monarquía es pura no es política. La dictadura soberana es impolítica mientras que la comisaria no, pues es un remedio para la política. La política descansa en la doxa, en la opinión. La ciencia política antigua es como una parte de la sabiduría de los dioses. Ver el tema en Heidegger de Arte y Sofía: la verdad tiene un componente poiético en la manera de adquirirla. Por eso Platón explica el amor filosófico como eros. Los griegos no modificaban la naturaleza (como sí hace la ciencia moderna). Platón: techné polítiché; hacer el alma de la ciudad. Kratos: mandar, poder. Es además dinámica. Dynamis: potencia en movimiento. Kratos se usa poco en la Grecia antigua. Es una cultura arcaica, pueblerina. Como dice Ranke, sin Roma, no habría cultura griega como la tenemos ahora.

El Estado aparece tomando elementos de la Iglesia, pero también por la recuperación de la polis. Joachimsen: El Estado Moderno no se entiende sin la recuperación de Grecia en el Renacimiento. En Roma la ciudad pertenecía a los ciudadanos (cives-civitas), en Grecia es al revés (polis-polités) (D’Ors). Ver: “Sobre el no-estatismo de Roma” de D’Ors. Dice Schmitt que era un artículo magistral. También H. Arendt, Ocho ejercicios de reflexión política. Fundamental para entender el pensamiento político de Arendt.

P1000253El papado era una estructura política. Ockham es un tradicionalista que ataca al papado para defender a la iglesia. El papado tenía los tres elementos: impuestos, el ejército, la burocracia; es decir, el poder y la autoridad juntos. Se confunde la communitas que es la Iglesia con la koinonía griega de la polis. Se mezclan las dos. La Polis era un gran animal, un macroanthropos. Koinonía es una comunidad natural que se mezcla y va a dar en la teoría de la potestas indirecta de Bellarmino, ayudado por la unión protestante de poder e iglesia.

Rechtstaat no es lo mismo que estado de Derecho. Estado de Derecho viene de Francia y es laicista mientras que el alemán no es contrario a la Iglesia. En el luteranismo el príncipe es bueno, luego la administración que actúa bajo él son oficiales (religiosos). La burocracia alemana es muy escrupulosa. La burocracia francesa liquida a la Iglesia y pone a la nación. Como resultado la Iglesia es sometida. Gogarten: los conceptos secularizados se revuelven contra su origen.

2. La crisis europea y la oligarquía formada por la clase política

Antes eran los elegidos los que hacían los partidos. Ahora es al revés.

M. Lilla, Strauss y Schmitt en Pekín. Anécdota de M. Lilla de los chinos que quieren dejar de estudiar inglés y pasar a estudiar latín. Todos los chinos tienen conciencia de un cambio de sistema, están buscando referencias para construir algo nuevo. A ver si se dan cuenta que Gibbon estaba equivocado cuando decía que el cristianismo socavó el imperio romano.

Europa es una carga para los EEUU: mantener las bases. Gibraltar está mejor en manos inglesas que en las nuestras, ahora. Te conviertes en un protectorado americano de facto. Hay ocho grandes espacios: EEUU, Brasil, Indonesia, China, India, Rusia, Sudáfrica, Europa. España: es el régimen más totalitario de Europa, por la negación permanente de la realidad. La clase política es un fenómeno que forma parte de la codificación de la realidad. Se codifica y se recodifica constantemente.P1000243

Sobre la crisis demográfica y el tema de que no hay una revolución o una guerra en Europa simplemente porque no hay hijos: Gunnar Heihmsohn, Söhne und Weltmacht. Está pasando como en Grecia y Roma: las mujeres no querían tener hijos. Cuando hay una civilización en ocaso ocurre que la gente no tiene seguridad y entonces no tienen hijos. Ver las tesis de Toynbee. Ver Alain Soral, Vers la féminisation ? Démontage d’un complot antidémocratique. La mujer adocenada, en grupo, se pierde. Pero sola, siendo tan sólo su ser (como Juana de Arco, la Inmaculada) brilla con su autoridad. El feminismo es un machismo invertido.

Tema de la clase política. Vid. M. Fumaroli, El Estado cultural. También Eipstein en una especie de Historia de la Yihad en Francia. Todos los que formaron parte de la jihad del antirracismo acabaron colaborando en Vichi, y muchos antisemitas acabaron en la Resistencia. Se señala que la unión europea está llena de nazis y ex-nazis.

Respecto de la respuesta católica, se plantea: ¿Quién ha creado ese complejo de inferioridad católico?P1000240

Dos posibilidades contrapuestas:

1. J. Guitton: Durante un tiempo pudo entenderse que hubiera una caridad de silencio respetuoso ante los demás, pero ahora es el momento de hablar con caridad aunque moleste. Toda institución tiene poder (potestas) y de puertas afuera (auctoritas).

2. Marinovich, prisionero en un Gulag. Era comunista y se convirtió al cristianismo. Aceptó quitar una cruz para que unas mujeres musulmanas pudieran aceptar dormir en un dormitorio. Al día siguiente ellas le dijeron “ahora sabemos que eres cristiano”.

Bibliografía

J. Burckhardt, Welt-geschichtliche Betrachtungen – Briefe, Nürnberg, Nürnberg-Mendelsohn, 1948.

Heidegger, “Sobre el origen de la obra de arte” en Caminos del Bosque, Madrid, Alianza, 1995.

Platón, El Banquete, Varias ediciones. (Una particularmente buena es la de G. Reale, en italiano)

L. von Ranke, Sobre las épocas de la historia moderna, (ed. Dalmacio Negro Pavón), Madrid, Editora Nacional, 1984.

P. Joachimsen: “Der Humanismus und die Entwicklung des deutschen Geistes”.  Deutsche Vierteljahrsschrift für Literaturwissenschaft und Geistesgeschichte. 8. 1930. Disponible aquí.

H. Arendt, Ocho ejercicios de reflexión política, Barcelona, Península, 2003.

F. Gogarten, Entmythologisierung und Kirche, Stuttgart, Vorwerk Verlag, 1966.

Gunnar Heinsohn, Söhne und Weltmacht. Terror im Aufstieg und Fall der Nationen, Orell Fuessli Verlag, 2006.

M. Fumaroli, El Estado cultural, Acantilado, 2007.

Christofer Thornhill, A Sociology of constitutions, Cambridge University Press, . (presentado por Vicente Miró)

D. Negro Pavón, Sobre el Estado en España, Madrid, Marcial Pons, 2007.

D. Negro Pavón, Gobierno y Estado, Madrid, Marcial Pons, 2002.

H. H. Hoppe, Monarquía, Democracia y Orden Natural, Madrid, Unión Editorial, 2004.

J. R. Strayer, Sobre los orígenes medievales del Estado moderno, Barcelona, Ariel, 1986.

Alain Soral, Vers la féminisation ? Démontage d’un complot antidémocratique, Paris, Éditions Blanche, reeditado como Vers la féminisation ? Pour comprendre l’arrivée des femmes au pouvoir, Paris, Éditions Blanche, 2007.

Simon Eipstein, Un paradoxe français : Antiracistes dans la Collaboration, antisémites dans la Résistance, Paris,  Albin Michel, 2008

Recursos

Sólo para miembros del seminario: A. D’Ors, “Sobre el no estatismo de Roma”, en Ensayos de Teoría política, Pamplona, EUNSA, 1979. El pdf tiene contraseña: Sobre el no estatismo de Roma D’Ors

Video con Eric Zemmour comentando el libro de Eipstein, con listas muy interesantes de los antirracistas de la LICRA que fueron  posteriormente colaboracionistas.

Galería

Existencia de Dios y la conferencia en Oxford sobre el Hombre nuevo

Seminario del Jueves, 24 de Enero de 2013. En el seminario de este día la discusión giró en primer lugar, en torno a libro que uno de los participantes trajo de Escoto-Lombardo, Cuestiones sobre la omnipotencia divina y posteriormente Vicente … Sigue leyendo